Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un tribunal de Egipto suspende la celebración de las elecciones parlamentarias

Sede del Tribunal Supremo de Egipto en El CairoReuters

Un tribunal administrativo de Egipto ha ordenado suspender la celebración de las elecciones parlamentarias, que se iban a desarrollar en marzo y abril, tras el fallo del Tribunal Supremo que anuló un artículo de la ley electoral, ha informado el diario 'Al Ahram'.

El tribunal ha ordenado al Comisión Electoral de Egipto que detenga los preparativos de los comicios, en cumplimiento del fallo del Supremo. El organismo electoral le remitió el fallo del alto tribunal a la corte administrativa para que adoptara una decisión al respecto.

El tribunal administrativo permitió el pasado mes de febrero que varios demandantes tramitaran sus denuncias sobre la constitucionalidad de tres leyes electorales ante el Tribunal Supremo. El alto tribunal ha estudiado cuatro demandas que ponen en entredicho tres leyes electorales, que regulan el ejercicio de derechos políticos, la celebración de elecciones parlamentarias y las circunscripciones electorales.

El Supremo decidió rechazar tres demandas pero aceptó la referente a las circunscripciones y declaró esa ley inconstitucional. Tras el veredicto del Supremo, el presidente de Egipto, Abdelfatá al Sisi, ha reclamado al Gobierno que modifique la norma anulada antes de que pase un mes.

Egipto lleva sin parlamento desde que la Cámara de Representantes elegida a finales de 2011 fuera disuelta en junio de 2012 por decisión judicial. Hasta la celebración de los comicios y la designación de los parlamentarios, Al Sisi mantiene las competencias legislativas.

Cuando los legisladores asuman sus escaños, podrán votar sobre las normas aprobadas durante el mandato de Al Sisi y su antecesor, el presidente interino Adly Mansur.