Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Egipto inicia sus primeras elecciones presidenciales desde el derrocamiento de Mursi

Egipto inicia sus primeras elecciones presidenciales desde el derrocamiento de Mursicuatro.com

Egipto celebra entre hoy y mañana  sus primeras elecciones presidenciales tras el derrocamiento en julio de 2013 del entonces presidente Mohamed Mursi, unos comicios en los que parte como favorito el exjefe del Ejército Abdelfatá al Sisi, que competirá por el puesto con el izquierdista Hamdin Sabahi. La  jornada ha comenzado con un importante susto. Una bomba casera ha estallado cerca del lugar ene l que Al Sisi se disponía a votar.

El vencedor de los comicios  se convertirá en el segundo presidente electo de la historia del país, sólo por detrás del propio Mursi, si bien en esta ocasión las elecciones se celebrarán en un clima excepcional tras la declaración como grupo terrorista de la organización islamista Hermanos Musulmanes, la formación que ha contado con mayor respaldo popular en los comicios celebrados tras el derrocamiento en 2011 de Hosni Mubarak.
Está previsto que el recuento de los votos finalice el 28 de mayo y que los resultados oficiales sean anunciados el 5 de junio. Los egipcios expatriados ya han depositado sus papeletas entre el 15 y el 18 de mayo. Además, no será necesaria una segunda ronda debido a la existencia de dos únicos candidatos.
A pesar de que en un principio estaba previsto que las presidenciales se celebraran después de las parlamentarias, el presidente interino, Adli Mansur, modificó la 'hoja de ruta' y cambió el orden de los comicios.
Una de las principales diferencias de este proceso respecto al celebrado en 2012 será precisamente el número de candidatos. En 2012 concurrieron un total de trece personas, entre ellas el propio Sabahi, que quedó en tercer lugar en la primera vuelta, así como Mursi y el exprimer ministro Ahmed Shafiq, que se disputaron el poder en una apretada segunda vuelta.
En esta ocasión, tanto Hermanos Musulmanes, que ha sostenido en reiteradas ocasiones que las autoridades interinas son ilegítimas y que Mursi sigue siendo el presidente del país, como el Movimiento Juvenil 6 de Abril, han anunciado su decisión de boicotear las elecciones, criticando duramente a Al Sisi por presentar su candidatura a las mismas.
El movimiento revolucionario --que mostró su oposición a la deriva autoritaria de Mursi-- ha protestado recordando que el Ejército prometió tras el golpe de Estado que no interferiría en política y que devolvería el poder a las autoridades civiles, a pesar de lo cual Al Sisi ha decidido renunciar a sus cargos para poder presentarse a los comicios.
Por ello, se espera que la participación en las elecciones sea relativamente baja ya que, a pesar de la campaña del Gobierno contra la formación islamista, su popularidad sigue siendo alta en la población y su boicot tendrá un importante impacto.
La figura de Al Sisi ha sido ensalzada en los últimos meses por el Gobierno y algunos sectores del país, que le han presentado como una figura con respaldo popular y con capacidad para encabezar los esfuerzos para estabilizar el país y devolver la seguridad en todo el territorio, en medio de los últimos ataques terroristas.
Asimismo, las constantes críticas de diversas ONG internacionales contra el Ejecutivo interino por sus medidas represivas contra los manifestantes y los opositores han empañado el proceso de transición.
Sin embargo, la represión se ha centrado en Hermanos Musulmanes, cuya cúpula ha sido arrestada y hace frente a múltiples cargos --su guía supremo ha llegado a ser condenado a muerte--. Asimismo, miles de miembros y simpatizantes de la formación han sido detenidos, condenados o asesinados en lo que el Gobierno ha descrito como operaciones de seguridad o antiterroristas.
CONTEXTO DE VIOLENCIA
Además de la tensa situación política que atraviesa el país, en el que la mayoría de los grupos opositores han sido silenciados y reprimidos por las autoridades interinas, Egipto atraviesa una situación de crisis de seguridad que ha empeorado tras el derrocamiento de Mursi.
Las autoridades han acusado de los múltiples ataques y atentados a Hermanos Musulmanes, a pesar de que ésta ha negado toda vinculación con los mismos y a las reiteradas reclamaciones de autoría por parte del grupo Ansar Bait al Maqdis, que asegura estar influido por la organización terrorista Al Qaeda.
A mediados de abril, el Departamento de Estado de Estados Unidos anunció la inclusión del grupo armado en su lista de grupos terroristas, tras lo que ha asegurado que enviará armamento y fondos a El Cairo para ayudar en la lucha antiterrorista en el país.
El papel de Washington en las políticas egipcias es de gran importancia, debido a que Egipto es el segundo país receptor de ayuda estadounidense. El Gobierno norteamericano criticó el derrocamiento de Mursi, si bien no ha querido describirlo como un golpe de Estado, ya que dicha denominación le obligaría a cancelar la entrega de ayuda y modificar múltiples acuerdos bilaterales.
LA IMPORTANCIA DEL TURISMO
No se espera que la celebración de estos comicios tenga un impacto significativo sobre la situación de inestabilidad política, debido a que el principal partido de oposición, vinculado a Hermanos Musulmanes, se opone a las elecciones, y a que los grupos violentos ya han anunciado que continuarán con sus ataques.
A causa de ello, la situación económica de Egipto, un país que tiene una importante dependencia del turismo, podría seguir empeorando ante el descenso del número de turistas que visitan el país a causa de la crisis que atraviesa.
El número de turistas que ha visitado Egipto durante el mes de marzo de este año ha caído un 32,4 por ciento en comparación con el mismo mes en 2013, tal y como indicó a mediados de mayo la agencia oficial de estadísticas egipcia, CAPMAS.
La agencia cifró en 755.000 el número de turistas que viajaron al país durante dicho mes, al tiempo que destacó que el número de noches de estancia disfrutadas por dichas personas cayó también en un 43,6 por ciento respecto al año anterior.
El sector turístico egipcio, que representa alrededor del 11 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) del país, ha estado sufriendo diferentes caídas desde el levantamiento popular que acabó con el mandato de Mubarak.
Sin embargo, no es sólo el turismo el sector que sufre, y la situación económica de la población ha ido empeorando ante la incapacidad del Gobierno por encontrar una solución. Ante esta situación, algunos países como Arabia Saudí han anunciado importantes inyecciones de dinero a las autoridades, en un intento por respaldar su débil posición.