Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Egipto recupera el estado de emergencia tras los atentados contra los cristianos coptos

En medio de un profundo dolor y rabia, cientos de fieles aguardan la llegada de los cuerpos a la Iglesia copta de San Jorge de Tanta, a cien kilómetros al norte de El Cairo. Aún con la sangre presente en los bancos y paredes del santuario han celebrado los primeros funerales con los relojes marcando la hora exacta de la masacre, cuando una explosión en plena misa del Domingo de Ramos ha desatado el pánico.

Tres horas después, en el exterior de la catedral de Alejandría, otro hombre ha detonado una carga de explosivos. El Daesh ha reivindicado inmediatamente este doble atentado, que ha dejado al menos 44 muertos y más de un centenar de heridos.

El presidente Al Sisi ha sacado el Ejército a la calle para proteger los centros vitales del país y ha decretado el estado de emergencia durante los tres próximos meses.