Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Egipto anuncia nuevos arrestos tras el atentado en una catedral copta del país

El Ministerio del Interior de Egipto ha anunciado este lunes nuevos arrestos tras el atentado perpetrado el domingo en una catedral copta del país, que se saldó con al menos 24 muertos.
El comunicado, recogido por el diario local 'Al Ahram', no da más detalles acerca de las operaciones, que han tenido lugar horas después de que el presidente, Abdelfatá al Sisi, anunciara la detención de cuatro personas.
El propio Al Sisi ha indicado que el atentado fue perpetrado por un terrorista suicida al que ha identificado como Shafik Mahmud Mohamed Mustafa, de 22 años.
Este lunes, un gran número de personas ha acudido a la iglesia egipcia de la Virgen María y San Atanasio en la capital del país, donde se ha llevado a cabo un funeral para los familiares y amigos de las víctimas.
Durante el servicio, al que han acudido el papa copto Teodoro II y Al Sisi, la mayoría de los supervivientes ha acusado a las fuerzas de seguridad de no estar alerta y proporcionar la seguridad suficiente a la población.
A pesar de que los coptos han apoyado de forma general al Gobierno de Al Sisi, la multitud ha exigido la venganza por parte del Ejecutivo contra los responsables del atentado.
Los coptos ortodoxos, que forman el diez por ciento de la población del país, suponen la mayor comunidad cristiana de Oriente Próximo. En incidentes relativamente frecuentes, son atacados por residentes musulmanes, que queman sus viviendas e iglesias en zonas pobres.
La inseguridad de la comunidad cristiana en Egipto ha aumentado considerablemente desde que el grupo yihadista Estado Islámico se extendió por Siria e Irak en 2014, atacando a las minorías en la región.
En 2015, la formación extremista ejecutó a una veintena de cristianos egipcios en Libia, lo que llevó a Al Sisi a anunciar operaciones aéreas limitadas contra el grupo en el país vecino.