Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU prepara cargos contra Edward Snowden por filtrar programa de espionaje

Edward Snowden, el ex empleado de la CIA que filtró el ciberespionaje de EEUUcuatro.com

Las autoridades de Estados Unidos ya preparan una serie de cargos para acusar a Edward Snowden, el exagente de la CIA que filtró a la prensa información sobre el programa de vigilancia en internet y en móviles por parte del Gobierno norteamericano, según ha informado la CNN.

La cadena de televisión ha explicado, citando como fuente a un portavoz gubernamental, que en cualquier caso la presentación de una denuncia contra Snowden no es inminente.
El propio Snowden reconoció al periódico británico 'The Guardian' que daba por hecha su imputación bajo la Ley de Espionaje y justificó su viaje a Hong Kong como un intento por evitar su extradición a Estados Unidos.
Desde sus últimas entrevistas, el exagente ha desaparecido, si bien un periodista de 'The Guardian' ha aclarado que todavía sigue en Hong Kong.
El FBI ha analizado las filtraciones, en el marco de una investigación que ha incluido registros a la vivienda del exagente. Las autoridades también quieren interrogar a personas del entorno de Snowden, incluidos novia, parientes, amigos y compañeros de trabajo.  
Por su parte, el 'Washington Post' informa este martes de que los servicios de contrainteligencia están tratando de averiguar cómo Snowden consiguió acceso para filtrar documentos alto secreto de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA).
   Snowden trabajó como administrador de sistemas del Centro de Operaciones de Amenazas de la NSA en Hawai, una de las varias instalaciones cuyo cometido es analizar las amenazas a los sistemas informáticos del Gobierno, y previamente había trabajado para la CIA.
Los investigadores están "trabajando con la NSA y otros dentro de la comunidad de Inteligencia para entender exactamente a qué información tuvo acceso este individuo y cómo fue capaz de sacar esta información fuera de la comunidad", ha indicado un alto cargo de Inteligencia al diario.
Una de las principales cuestiones es como pudo acceder a la orden del Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Exterior, un documento al que pocas personas deberían tener acceso.
Según un exresponsable de la NSA, lo normal es que "unas 30 o quizá 40 personas" pudieran tener acceso a dicho documento, "no más".