Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las penas de la novia del hombre que reveló el programa de cibervigilancia de EEUU

Edward Snowden, el hombre que reveló el aparato de ciberespionaje diseñado por EEUU contra sus ciudadanos, ha desaparecido de Hong Kong, donde se refugió. No se sabe dónde está,  Lindsay Mills, su novia desde hacía cuatro años ha revelado sentirse a la deriva por la ausencia de Snowden. "Sin una brújula" ha contado la joven bailarina en su blog.

Edward Snowden y Lindsay Mills habían llegado incluso a planear su boda, aunque esto nunca llegó a ocurrir, porque el Programa de vigilancia PRISM centró la atención del joven.
En el blog de Lindsay, bailarina de un grupo acrobático de Waikiki, expresa su pasión por 'E', al que llamaba  "su hombre misterioso", al que había seguido a diferentes partes del mundo por amor.
"Mi mundo se ha abierto y cerrado al mismo tiempo. Me ha dejado perdida  en el mar sin brújula", es su último post después de que Snowden viajara a Hong Kong y revelara el aparato diseñado por EEUU para espíar a los ciudadanos en la red y a través de sus teléfonos móviles.
"Uno con el que reído, uno al que he apoyado, al que he amado más que a ningún otro y al que no he despedido". A veces la vida no ofrece despedidas apropiadas".
Son las palabras de Mills, inmersa en sus sentimientos y ajena a la decisión de Snowden que se marchó a Hong Kong para revelar el Programa PRISM, desde el que el Gobierno de EEUU accede a los datos de los usuarios de Google, Facebook, Microsoft y Skype.
El pasado año, Snowden y su novia cambiaron Maryland por Hong Kong y toda la familia pensó que habían escogido este lugar para casarse.
Ahora, todo ha cambiado y el joven está escondido en algún lugar, pendiente de ser arrestado y extraditado a EEUU.
La joven, de 28 años, ha confesado en su blog de "sentir el peso del mundo sobre sus espaldas".