Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un murciélago de la fruta, el responsable del primer caso de Ébola

El virus se propaga rápido y lo contagia un animal. Esto es ficción sí, una película, pero habla de un virus real, del Nipah. Mató a centenares de personas en Malasia en 1998. Y ese virus es muy parecido al Ébola porque las medidas de prevención son las mismas. Un estudio confirma ahora que en el último brote del Ébola, bastó, como en la película, un sólo contacto de un humano con un animal. El virus contiene secuencias de murciélago y cerdo. Precisamente en el último brote de Ébola el contagio lo produjo el murciélago de la fruta. Comenzó a propagarse un virus que ha dejado hasta ahora más de 1550 muertos. El estudio del genoma del virus de Ébola revela más de 300 mutaciones que lo diferencian de epidemias anteriores. Un brote que no entiende de fronteras y que se extiende a diferentes países. Se ha confirmado hoy un primer caso en Senegal.