Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ELN libera a los dos periodistas holandeses secuestrados la semana pasada en Norte de Santander

Uno de ellos asegura que "ha sido muy duro" pero sus captores les han tratado bien, "casi como amigos"
La guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) ha liberado a los dos periodistas holandeses que fueron secuestrados el pasado fin de semana por el grupo armado en una zona rural del departamento de Norte de Santander, en el norte de Colombia, pasada la medianoche de este sábado, después de que durante el viernes se hubiera anunciado por error su liberación.
"En una zona rural del Catatumbo, en Norte de Santander, acaban de ser entregados por parte del ELN a una Comisión de la Defensoría del Pueblo los dos periodistas holandeses", ha anunciado este organismo en su cuenta en Twitter pasada la medianoche.
Horas antes, una de las cuentas afines al ELN en Twitter, @ELN_RANPAL_COL, había informado que los dos reporteros habían sido puestos en libertad, pero más tarde se aclaró que en realidad no había corroborado bien la información y que estos seguían en poder de la segunda guerrilla de Colombia. "Ofrecemos y disculpas y reiteramos que los dos extranjeros están en perfectas condiciones y en breve tiempo habrá un desenlace positivo", precisó el medio.
El Ejército colombiano denunció a principio de semana que los periodistas Derk Bolt y Eugenio Follender habían sido secuestrados por guerrilleros del ELN en la localidad de Tibú cuando estaban recabando información sobre la madre biológica de una niña colombiana dada en adopción en Países Bajos.
El ELN no confirmó la autoría del rapto hasta el jueves, cuando concluyó sus investigaciones internas, un retraso que atribuyó a "las dificultades propias del conflicto". Entonces, se comprometió a "la pronta liberación coordinada con la comisión humanitaria correspondiente" siempre que no hubiera intervención de la Fuerza Pública.
El Gobierno y el ELN comenzaron el pasado 8 de febrero en Quito un diálogo de paz, casi un año después de lo previsto debido a la negativa de los insurgentes a liberar a los rehenes, un tema que todavía sigue retrasando las negociaciones. "Es una torpeza", dijo el jefe negociador de la Casa de Nariño, Juan Camilo Restrepo, sobre este nuevo secuestro.
"HA SIDO MUY DURO"
En sus primeras declaraciones tras ser liberado, Bolt ha contado a la emisora Caracol Radio sus siete días de cautiverio. Según ha explicado, en un primer momento pensaron que se trataba de un robo, porque les pidieron que entregaran la cámara. "No entendíamos nada y desde ese momento comenzó la detención", ha explicado.
En un primer momento, tras caminar durante varias horas, les llevaron a una vivienda y al día siguiente les trasladaron a otra, después de lo cual "nos refugiaron en la selva" porque estaban "muy nerviosos por el Ejército".
"Fue muy duro, pero la gente que nos ha capturado fueron muy amables y nos trataron con mucho respeto; casi como amigos", ha relatado el periodista holandés, que ha precisado que están bien de salud aunque han sufrido algunas pequeñas heridas "efecto de los árboles". "Físicamente y psicológicamente estamos bien", ha asegurado Bolt.
"Nunca pensamos que esto podía pasar porque nadie jamás nos dijo que no podíamos pasar. Fue una lección y un gran error en estos 25 años de trabajo", ha reconocido el periodista, que junto con su compañero entró en Cúcuta desde Venezuela para realizar un reportaje sobre la madre biológica de una niña colombiana dada en adopción a una pareja holandesa.