Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU sanciona a 271 trabajadores de un centro científico sirio por el ataque químico del 4 de abril

El Gobierno de Estados Unidos ha sancionado a 271 empleados del Centro de Investigación y Estudios Científicos de Siria como respuesta al ataque químico perpetrado el 4 de abril en la localidad de Jan Sheijun, atribuido al régimen del "dictador" Bashar al Assad.
El Departamento del Tesoro norteamericano considera que las personas señaladas tienen formación especializada o han colaborado en el programa de armas químicas del Gobierno sirio al menos desde el año 2012. Estos castigos suponen duplicar a los incluidos en la 'lista negra' de personas sancionadas por sus vínculos con el régimen de Al Assad.
El secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin, ha destacado en un comunicado que "estas sanciones generalizadas van dirigidas contra el centro de apoyo científico por el horrible ataque químico del dictador Bashar al Assad sobre hombres, mujeres y niños inocentes".
"Estados Unidos envía con esta acción un mensaje contundente para hacer responsable a todo el régimen de las flagrantes violaciones de Derechos Humanos de cara a evitar el despliegue de este tipo de armas químicas bárbaras", ha afirmado Mnuchin.
En este sentido, ha advertido de que el Gobierno de Donald Trump se toma "muy en serio" la "indiferencia" de las autoridades sirias hacia las "vidas inocentes" y ha avisado de que trabajará para "cerrar" todas las redes financieras de las que puedan disponer las personas implicadas en el programa armamentístico sirio.
El ministro de Asuntos Exteriores británico, Boris Johnson, se ha felicitado ya por las nuevas sanciones y ha calificado de "abominable" el incidente. "Es vital que los responsables rindan cuentas", ha apuntado a través de su cuenta oficial en Twitter.
Tras el ataque de Jan Sheijun, en el que perdieron la vida en torno a un centenar de personas, la Administración norteamericana lanzó su primer bombardeo directo contra el régimen de Al Assad. Disparó más de 50 misiles contra la base aérea que supuestamente sirvió para lanzar el ataque químico.