Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU reconoce progresos en la reunión de Ginebra con Corea del Norte

Hillary Clinton, en rueda de prensa tras reunirse con el ministro de Exteriores portugués, Paulo PortasAP
Conversaciones sobre desnuclearización
El enviado especial para Corea del Norte de Estados Unidos, Stephen Bosworth, ha informado de que en la reunión bilateral celebrada en Ginebra para desbloquear las conversaciones sobre la desnuclearización del régimen comunista se han producido algunos progresos, aunque ha advertido de que todavía existen diferencias entre Washington y Pyongyang.

"Nos estamos moviendo en una dirección positiva. Hemos reducido algunas de nuestras diferencias, aunque todavía hay otras que debemos resolver", ha dicho Bosworth a la prensa internacional al término del primer día de reuniones.

El representante estadounidense ha definido el encuentro como "muy intenso", aunque no ha dado pistas sobre los temas en los que se ha conseguido un acercamiento y en los que esto ha sido más problemático. "No soy optimista ni pesimista", se ha limitado a decir.

Si bien, ha reiterado que el objetivo de estos contactos es construir una "base sólida" sobre la que reanudar las conversaciones a seis bandas sobre la desnuclearización de Pyongyang, en las que participan las dos Coreas, Estados Unidos, China, Japón y Rusia.

No obstante, ambas partes han indicado que, en principio, las conversaciones se centran en la distensión de las relaciones entre Pyongyang y Seúl tras los ataques norcoreanos del año pasado a un buque y una isla surcoreanos, que pusieron en peligro la estabilidad de la región.

Esta ronda de contactos, que sucede a la celebrada en Nueva York el pasado mes de julio, está liderada por Bosworth, en el lado estadounidense, y por el viceministro de Exteriores norcoreano, Kim Kye Gwan.