Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU presenta cargos contra cinco militares chinos por espionaje comercial

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha presentado cargos contra cinco miembros del Ejército de China por robar secretos comerciales a empresas estadounidenses de los sectores nuclear, metalúrgico y tecnológico. Se trata de la primera vez que Washington acusa formalmente de espionaje a funcionarios chinos.

"Este es un caso de supuesto espionaje económico por parte de militares chinos y es la primera vez que se presentan cargos contra un actor estatal por este tipo de 'hackeo'", ha dicho el fiscal general, Eric Holder, en la rueda de prensa que ha celebrado este lunes para dar a conocer la noticia, según NBC.
"Durante mucho tiempo, el Gobierno chino ha usado flagrantemente el ciberespionaje para conseguir ventajas para sus empresas estatales", ha denunciado, por su parte, el director del FBI, James Comey.
El espionaje comercial estaba dirigido contra seis empresas estadounidenses de los sectores nuclear, metalúrgico y solar, entre ellas Westinghouse Electric, SolarWorld AG, U.S. Steel, Allegheny Technologies y Alcoa.
Según funcionarios estadounidenses, los cargos se dirigen contra cinco trabajadores del Gobierno chino que "usaron instalaciones e Inteligencia militar para cometer ciberespionaje contra compañías estadounidenses".
Washington ha acusado insistentemente a Pekín de espiar a sus empresas, pero hasta ahora no lo había llevado por la vía judicial. "Los chinos son los más activos y persistentes espías económicos del mundo", dijo la Oficina Nacional de Contrainteligencia de Estados Unidos en 2011.
El año pasado, un informe de la empresa de seguridad Mandiant acusaba al Ejército de China de espiar a Estados Unidos desde varias instalaciones en Shangái, subrayando que la mayor parte de los ciberataques contra Washington procedían del país asiático.