Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España pide "equilibrio" en el espionaje y EEUU destaca los beneficios de las escuchas

La Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de EEUU rastreó más de 60 millones de llamadas en España entre diciembre de 2012 y enero de 2013, según informa el diario El Mundo. Con estos datos, el secretario de Estado para la Unión Europea, Iñigo Méndez de Vigo, se ha reunido con el embajador de Estados Unidos en España, James Costos, que ha asegurado tras el encuentro que los programas de escuchas de los servicios secretos de su país han jugado un "papel primordial" en la defensa de los "intereses" de países aliados. El Gobierno español, por su parte, ha pedido a EEUU "equilibrio" entre la seguridad y el respeto a la privacidad. El Parlamento Europeo ha enviado una misión a Washington para tratar de reunir información sobre las sospechas de espionaje. En la delegación, formada por nueve eurodiputados, viajan los españoles Teresa Jiménez-Becerril (PP) y Salvador Sedó (CiU).

Tras ser convocado por el Ministerio español de Exteriores por el espionaje a comunicaciones de ciudadanos españoles, el embajador ha admitido no obstante que EEUU "tiene que equilibrar el importante papel que estos programas desempeñan" en la protección de su seguridad y la de sus países socios "con los problemas de privacidad legítimamente planteados" por parte de algunos de sus aliados.
En un comunicado emitido por la legación estadounidense en España, Costos afirma que el Gobierno estadounidense mantendrá las consultas con sus aliados, "entre ellos España, a través de los canales diplomáticos regulares para hacer frente a las preocupaciones que se han planteado".
El embajador ha recordado que el presidente de EEUU, Barack Obama, ha ordenado una revisión interna para asegurar que la información que se recaba en estos programas "no es toda la inteligencia que Estados Unidos es capaz de recoger, sino más bien la inteligencia que debe y tiene que ser recogida".
Estados Unidos y España --ha concluido el embajador-- disfrutan de una "larga relación basada en valores compartidos y una historia de cooperación eficaz para promover los intereses comunes en todo el mundo". "Como parte de ese esfuerzo, vamos a seguir trabajando en estrecha colaboración con España en una gran variedad de temas para proteger la seguridad colectiva de nuestros dos países y de los ciudadanos estadounidenses y españoles", ha zanjado.
ESPAÑA PIDE EQUILIBRIO ENTRE SEGURIDAD Y ESPIONAJE
El Gobierno español, por su parte, ha pedido a la Administración estadounidense que mantenga en sus prácticas de espionaje el "necesario equilibrio" entre "la seguridad y la defensa de la privacidad e intimidad de las comunicaciones, tal como recoge claramente la legislación española".
El secretario de Estado para la UE, Iñigo Méndez de Vigo ha instado a las autoridades de Estados Unidos a que faciliten "toda la información necesaria sobre las supuestas escuchas realizadas en España", informa en un comunicado el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.
El embajador se ha comprometido a trasladar a sus autoridades esta preocupación y ha mostrado su convencimiento de que, en el marco de la colaboración existente en todos los ámbitos entre ambos países, el Gobierno de Estados Unidos "despejará las dudas que han surgido sobre este asunto", señala la misma nota.
60 MILLONES DE LLAMADAS ESPIADAS
Este encuentro llega tras saberse que la NSA rastreó más de 60 millones de llamadas en España en un mes. Según informa el diario El Mundo, los servicios secretos no espiaron el contenido de las llamadas pero si los números de serie del aparato, el lugar dónde estaban a la duración de la llamada.
Las explicaciones sobre el espionaje de EEUU las pedirán la misión de la Unión Europea que este lunes viaja a EEUU para reunir información sobre estas sospechas. En la agenda de los eurodiputados figura examinar con las autoridades de Estados Unidos cuestiones como el impacto de programas de vigilancia como el PRISM sobre los derechos fundamentales de los ciudadanos europeos, sobre todo en lo que se refiere a su privacidad.