Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU detecta la entrada de piratas informáticos rusos en su red eléctrica través de una planta en Vermont

Las autoridades estadounidenses han confirmado que se ha detectado uno de los códigos asociados con la operación de 'hackeo' de Rusia identificada como 'Grizzly Steppe' en una instalación eléctrica del estado de Vermont, según ha informado el diario 'Washington Post'.
Si bien Moscú no ha utilizado de forma activa este código para interrumpir las operaciones de la planta, según fuentes oficiales que han hablado bajo condición de anonimato, la entrada en el sistema eléctrico del país por parte de piratas informáticos es significativa, ya que representa una vulnerabilidad potencialmente grave.
El Gobierno y la industria supervisan, de manera regular, la red eléctrica debido a su alto grado de computarización, por lo que las irrupciones en ella pueden tener implicaciones "desastrosas" para la función de algunos servicios, como los de emergencias o los servicios médicos.
Sin embargo, todavía no han podido determinar cuál era la intención que Rusia podría tener en penetrar en la red, o bien la de interrumpir las operaciones de la instalación o bien como una simple prueba de su capacidad de alcanzar la red.
Esta semana, altos cargos del Departamento de Seguridad Nacional, del FBI y de la oficina de la Dirección Nacional de Inteligencia han compartido el código malicioso con ejecutivos de 16 sectores diferentes, entre ellos el financiero, el eléctrico o el de transportes.
La red de Vermont ha logrado identificar este código dentro de sus operaciones, por lo que ha informado de ello a las autoridades federales.
Asimismo, FBI y Seguridad Nacional han publicado información sobre este código malicioso, como parte de su informe de análisis conjunto, señalando que el Ejército ruso y la actividad de servicios civiles "forma parte de la campaña actual de operaciones cibernéticas dirigidas al Gobierno y a los ciudadanos estadounidenses".