Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU no derogará sanciones a Irán hasta ver el objetivo de su programa nuclear

John Kerry se reúne con el ministro de exteriores iraníReuters

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, ha aclarado que la Casa Blanca no derogará las sanciones impuestas a Irán "hasta que haya un proceso responsable, transparente y verificable en marcha" para garantizar los fines pacíficos del programa nuclear del país persa.

Kerry y Zarif se han reunido tras el encuentro entre Irán y el Grupo 5+1 --Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia, China y Alemania--, en el que se han citado para el próximo mes en Ginebra para seguir avanzando en las conversaciones multilaterales sobre el programa nuclear.
El secretario de Estado de Estados Unidos ha valorado "el buen tono" de la reunión, pero ha subrayado que "todavía hay muchas preguntas por responder" sobre el programa nuclear del país persa.
"Estados Unidos no va a derogar las sanciones hasta que esté claro que hay un proceso responsable, transparente y verificable en marcha, por medio del cual podamos saber exactamente qué va a hacer Irán con su programa nuclear", ha dicho, en una entrevista concedida a la cadena CBS.
No obstante, ha indicado que si Irán da "pasos concretos", "Estados Unidos responderá --quizá-- ajustando el régimen actual de sanciones, mediante un proceso que les demuestre que pueden tener su programa nuclear pacífico sin socavar nuestros esfuerzos para garantizar que ningún país posee armas nucleares".
Interrogado sobre esos "pasos concretos", ha indicado que "deberían permitir una inspección de sus instalaciones (nucleares) de Fordo, firmar los protocolos para las inspecciones de la comunidad internacional y cesar el enriquecimiento de uranio por encima de cierto nivel".
A pesar de los persistentes obstáculos, el secretario de Estado ha aseverado que Estados Unidos "está agradecido" a Irán por su repentina voluntad de negociar sobre su programa nuclear.
De esta forma, el jefe de la diplomacia estadounidense ha contestado a su homólogo iraní, Mohammad Javad Zarif, que este jueves ha exigido la derogación de las medidas punitivas contra la República Islámica a medida que avancen las conversaciones nucleares con el Grupo 5+1, formado por Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia, China y Alemania.
"A medida que vayamos avanzando, se tienen que ir retirando las sanciones, y al final del juego, tiene que haber una derogación total de las mismas, tanto de las multilaterales, impuestas por Naciones Unidas, como de las bilaterales", ha dicho, en declaraciones recogidas por Reuters.
Zarif se ha reunido este jueves con Kerry, en un encuentro bilateral, y con sus homólogos del Grupo 5+1, en los márgenes de la 68º sesión plenaria de la Asamblea General de Naciones Unidas, que se celebra esta semana en Nueva York.
La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, ya ha informado de que Irán y el Grupo 5+1 han acordado reunirse entre el 15 y el 16 de octubre en Ginebra para ver "cómo podemos seguir adelante con un calendario ambicioso".
FASE DE DISTENSIÓN
En los últimos años, la comunidad internacional e Irán se han enfrentado por el controvertido programa nuclear. Occidente cree que tiene como objetivo conseguir la bomba atómica, mientras que la República Islámica insiste en que tiene fines pacíficos.
Desde la llegada del clérigo moderado Hasán Rohani a la Presidencia de Irán, el pasado 3 de agosto, se ha producido un acercamiento con Estados Unidos para superar la controversia de los últimos años sobre los fines del programa nuclear.
Teherán y Washington han revelado que Rohani y el presidente estadounidense, Barack Obama, se han intercambiado cartas, en lo que supone la primera comunicación directa entre los líderes de dos países que no mantienen relaciones diplomáticas desde 1980.
Obama ha dicho públicamente que Rohani "es alguien que busca abrir el diálogo con Occidente", por lo que ha considerado que "hay una oportunidad para la diplomacia" que tanto Estados Unidos como Irán deberían aprovechar.
Rohani, por su parte, ha expresado su disposición a seguir hablando con Obama sobre su "visión de futuro" y ha apuntado que el conflicto por el programa nuclear iraní podría estar resuelto en "cuestión de meses", si todas las partes muestran buena voluntad.