Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU debate el control de armas

Feria de armas en Albany, Estados UnidosGtres

El senador demócrata Joe Manchin y el republicano Pat Toomey han comunicado que han alcanzado un acuerdo para debatir este jueves las restricciones a la compra de nuevas armas de fuego, ampliando la comprobación de antecedentes a la compra de armas para ferias y la venta en internet.

El presidente estadounidense, Barack Obama, ha presionado al Congreso estadounidense para que apruebe nuevos controles de armas tras la muerte de 27 personas, incluido el asaltante, en la escuela infantil de Newtown (Connecticut) el pasado mes de diciembre.
El Partido Demócrata, que cuenta con 55 senadores, necesitaba 60 votos para poder comenzar a debatir en la Cámara Alta la nueva legislación sobre armas. Algunos republicanos habían amenazado con rechazar cualquier debate en el Senado, aunque el pacto de este miércoles permite comenzar con las deliberaciones.
Varios senadores, como Marco Rubio, ya han avanzado que podrían oponerse a la legislación, a pesar de que los demócratas han aceptado reducir sus pretensiones al rebajar la condición de estudiar los antecedentes antes de poder comprar un arma. Las transacciones entre particulares seguirán sin contar con este requisito, pero se amplia a la compra en ferias de armas y en la compra por internet.
Por el momento, el presidente de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), David Keene, ha indicado a la CNN que rechazan el acuerdo. Keene ha explicado que existe una división respecto a la Segunda Enmienda --que otorga el derecho al arma--, que no es solo ideológica, sino cultural.
El presidente de la NRA ha vuelto a reiterar que cada vez que sucede una matanza, se centran en las armas, pero ha reiterado su temor a que cualquier restricción lleve a la aprobación de un registro nacional de poseedores de armas.
"Lo único que sabemos es que cualquier reducción no es segura", ha comentado Keene, que ha apostillado que cualquier control de antecedentes "está relacionado con un marco de registro nacional". Según el Departamento de Justicia, sólo se rechazó al 2 por ciento de las personas que fueron a comprar armas y se les comprobó los antecedentes.