Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU condena el "horrible" ataque perpetrado en Jerusalén Este

El Gobierno de Estados Unidos ha condenado este domingo el "horrible" ataque perpetrado durante la jornada en Jerusalén Este, donde cuatro soldados israelíes han muerto arrollados por un camión.
"No hay justificación alguna para estos ataques brutales y sin sentido", ha dicho el viceportavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Mark Toner.
"Condenamos la glorificación del terrorismo ahora y en cualquier momento, y pedimos que se envíe el claro mensaje de que el terrorismo nunca debe ser tolerado", ha remachado.
El ataque ha tenido lugar en la colonia de Talpiot, donde un palestino ha arrollado a un grupo de personas que se encontraban esperando para subirse a un autobús frente a una base militar.
Los militares fallecidos han sido identificados como tres mujeres y un hombre, todos ellos en torno a los veinte años de edad, según ha confirmado una portavoz policial a Radio Israel. El conductor del camión también ha muerto tras ser tiroteado.
El atacante sería Fadi al Kanabir, quien había estado en las cárceles israelíes. Al Kanabir vivía en el barrio palestino de Jabel Mukabar, anexo a Talpiot. Efectivos del Ejército han asaltado la casa del atacante inmediatamente después del incidente.
Uno de los heridos más graves es una mujer que ha sido trasladada al hospital de Shaare Zedek, inconsciente. El resto de los heridos, 14, han sido repartidos entre este hospital y el centro médico de Shaare Zedek, cuatro de ellos en estado grave y diez con pronóstico leve.
Según un conductor de autobuses israelí, testigo del incidente, el camión arrolló a un grupo de soldados y llegó incluso a dar marcha atrás para rematar a los heridos. El conductor del camión acabó sucumbiendo por los disparos recibidos, de acuerdo con fuentes policiales.
Las primeras imágenes del incidente muestran que el cristal de la cabina del camión ha recibido al menos ocho disparos, la mayoría concentrados en el asiento del conductor.
El portavoz de la Policía israelí, Micky Rosenfeld, ha descrito el incidente como un "ataque terrorista" y ha confirmado que la zona ha sido acordonada. Posteriormente, una portavoz confirmó la naturaleza del suceso "sin género de dudas".