Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU condena el ataque contra el castillo de Karak

El Gobierno de Estados Unidos ha condenado este domingo el ataque ejecutado durante la jornada en el castillo de Karak, en Jordania, que se ha saldado con al menos diez muertos y 34 heridos.
"Ofrecemos nuestras profundas condolencias a todas las víctimas y sus familias, y reconocemos la valentía del personal de seguridad jordano que murió protegiendo a sus ciudadanos", ha dicho el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby.
Asimismo, ha recalcado que Estados Unidos "se mantiene firme" en su compromiso con Jordania, país al que ha descrito como "uno de sus más cercanos aliados y socios".
"Este tipo de ataques sólo refuerzan nuestra decisión colectiva de crear una región y un mundo más seguro y estable", ha remachado Kirby.
Fuentes oficiales jordanas han señalado que las víctimas mortales son cuatro policías, tres gendarmes y tres civiles --entre ellas una canadiense--. Entre los heridos hay dos extranjeros, si bien se desconoce su nacionalidad.
Las primeras informaciones apuntan a que un total de cuatro hombres armados, que ya han muerto a manos de las fuerzas de seguridad, participaron en el asalto contra el castillo, una importante atracción turística del país.
Las autoridades han asegurado que las fuerzas de seguridad se han incautado armas automáticas y munición en el lugar del suceso, mientras que se han localizado explosivos y otras armas en una casa utilizada por uno de los atacantes en la localidad de Qatrané, al norte de Karak.
El portavoz del Gobierno, Mohamad Momani, ha resaltado que el país "mantendrá su lucha contra los intentos de alterar su estabilidad y seguridad", expresando sus condolencias a Canadá por la muerte de una de sus ciudadanas.
Por su parte, el primer ministro, Hani Mulki, ha manifestado que por el momento no hay información sobre la filiación de los atacantes, describiéndoles como "criminales".
Samé Maaytá, un exministro originario de la ciudad de Kerak, ha dicho que los autores del ataque podrían ser milicianos islamistas aunque el Gobierno todavía no se ha pronunciado al respecto.
La rama jordana de la organización islamista Hermanos Musulmanes ya ha condenado el ataque, expresando su "solidaridad" con el país "en estos momentos duros".
Jordania es uno de los países árabes que participa en la campaña de ataques aéreos liderada por Estados Unidos para acabar con las posiciones del grupo yihadista Estado Islámico en Irak y Siria.