Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU asegura que Filipinas no ha pedido oficialmente la retirada de sus tropas del país

El Gobierno de Estados Unidos ha asegurado este lunes que Filipinas no ha pedido oficialmente la retirada de las tropas estadounidenses del país, después de que el presidente filipino, Rodrigo Duterte, recalcaran que "tienen que irse".
"No tenemos noticias de una comunicación oficial del Gobierno de Filipinas a tal efecto", ha dicho el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby.
En este sentido, ha recalcado que "de hecho, Estados Unidos va a seguir comprometido con su alianza con Filipinas", según ha informado la emisora estadounidense Voice of America.
Horas antes, Duterte dijo que las fuerzas especiales de Estados Unidos desplegadas en la isla de Mindanao "tienen que irse" porque pueden ser objetivo de los rebeldes musulmanes y dificultar así la tarea de las tropas filipinas.
"Las fuerzas especiales de Estados Unidos tienen que irse de Mindanao. Hay demasiados blancos ahí (...) intentarán secuestrarlos para conseguir un rescate y los matarán", argumentó.
Duterte aclaró que no quiere ningún "problema" con Estados Unidos, después de la crisis desatada durante la última cumbre de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN), cuando llamó "hijo de puta" a su homólogo estadounidense, Barack Obama, por criticar su guerra contra las drogas.
El líder asiático, que negó que dirigiera este insulto a Obama, ha insistido en que gobernará sin injerencias extranjeras, al tiempo que ha criticado la actuación de Estados Unidos en Oriente Próximo. "Mataron a Sadam Husein y ¿cómo está Irak ahora?", ha cuestionado.
La llegada de Duterte al poder, el pasado mes de junio, ha puesto en peligro la tradicional alianza de Estados Unidos y Filipinas, una de las de mayor valor estratégico para la Casa Blanca en la región. Tropas estadounidenses entrenan a las fuerzas filipinas que luchan en el sur contra los rebeldes islamistas de Abú Sayyaf.