Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU aplaude el fin del desmantelamiento del arsenal químico de Libia

El Gobierno de Estados Unidos ha aplaudido este jueves el fin de las operaciones de retirada del arsenal químico, después de que un barco danés saliera el martes del puerto de Misrata con el último lote, con destino a Alemania.
El portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, ha recalcado que los precursores químicos sacados del país "están en lugar seguro y pronto serán destruidos de forma verificable y segura para el medio ambiente".
Asimismo, ha destacado la importancia de estos trabajos "para eliminar el riesgo de que (estas armas) caigan en manos de actores no estatales", en referencia a los múltiples grupos armados que operan en el país.
El proceso ha sido supervisado por Naciones Unidas, siguiendo la resolución 2298 del Consejo de Seguridad del organismo internacional, aprobada el 22 de julio de este año.
Los 15 miembros del Consejo decidieron "autorizar a los estados miembro la adquisición, control, transporte, transferencia y destrucción de armas químicas" de Libia, con el objetivo de "garantizar la eliminación del arsenal químico del país de la forma más segura y rápida posible".
El Consejo tomó la decisión después de que el consejo ejecutivo de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPCW) pidiera asistencia internacional para ayudar al Gobierno de unidad nacional a llevar a cabo la destrucción de las armas de categoría 2 que aún quedan "fuera de Libia".
Asimismo, el Consejo de Seguridad solicitó a la OPCW que informe regularmente de sus actividades hasta que la destrucción del armamento sea completa y esté verificada.
Libia se unió a la Convención sobre Armas Químicas de la ONU en 2004, cuando declaró que contaba con 24,7 toneladas de gas mostaza, 1.390 toneladas de precursores químicos y unos 3.500 proyectiles que contenían este armamento.
El levantamiento contra el fallecido líder libio Muamar Gadafi en 2011 suspendió el proceso de destrucción de este arsenal químico, y la evacuación del material restante se ha visto acelerada por el temor de que algunos grupos armados presentes en el país se hagan con su control.