Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU anuncia una nueva prueba con éxito del sistema antimisiles THAAD dos días después del ensayo norcoreano

La Agencia para la Defensa con Misiles de Estados Unidos ha anunciado este domingo una prueba exitosa del sistema de defensa THAAD (la Terminal de Defensa para Zonas de Elevada Altitud) instalado en Alaska, solo dos días después del lanzamiento, por parte de Corea del Norte, de un misil balístico intercontinental supuestamente capacitado para alcanzar territorio norteamericano.
"El THAAD ha interceptado un misil balístico de medio alcance lanzado por un C-17 de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos sobre el océano Pacífico. El sistema, instalado en el complejo militar Pacific Spaceport, en Kodiak (Alaska), detectó, persiguió e interceptó el objetivo", según un comunicado recogido por la cadena CNN.
Se tratra de la segunda prueba exitosa de este sistema en un mes y la decimoquinta desde su entrada en funcionamiento hace 17 años. Esta prueba además tiene lugar horas después de que dos bombarderos estadounidenses sobrevolaran la península coreana en respuesta a las recientes pruebas de misiles de Pyongyang.
De hecho, y ante la tensión reinante en la península, las autoridades de Corea del Sur han anunciado este sábado que procederán a desplegar cuatro nuevas unidades del THAAD en respuesta al lanzamiento del misil intercontinental norcoreano.
Actualmente hay dos unidades desplegadas en la zona meridional de Corea del Sur, mientras que la instalación de otras cuatro sigue paralizada ante las quejas sobre su impacto medioambiental y las protestas de la oposición.
Después de que se produjera el lanzamiento, el pasado viernes, del misil Hwasong-14, que cayó en aguas de Japón y según Pyongyang ha abarcado 998 kilómetros tras alcanzar una altitud máxima de 3.734,9 kilómetros, Seúl y Washington identificaron el proyectil lanzado como un misil balístico intercontinental (ICBM, por sus siglas en inglés) y temen que pueda ser incluso una tecnología más avanzada a la probada en otro ensayo realizado el pasado 4 de julio.