Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU deporta a Ruanda a un académico acusado por su papel en el genocidio de 1994

El Gobierno de Estados Unidos ha deportado este miércoles a Ruanda al académico Leopold Munyakazi, acusado de ser una de las figuras clave del genocidio de 1994 en el país africano.
La deportación de Munyakazi, un antiguo profesor universitario, ha tenido lugar después de que perdiera una larga batalla legal para intentar obtener asilo en Estados Unidos, según ha informado el diario local 'The Rwandan'.
Munyakazi, que huyó a Estados Unidos en 2004, está acusado de vestir con hojas de banano durante el genocidio para identificarse como hutu y de organizar ataques contra viviendas de residentes tutsis, tal y como ha recogido la cadena británica de noticias BBC.
Ruanda había reclamado en numerosas ocasiones la extradición de Munyakazi, afirmando que pretende juzgarle por cargos de genocidio y de conspiración para cometer un genocidio.
Una comisión gubernamental le acusa además de promover el odio y de escribir una artículo en 1991 en el que reclamaba que los tutsis debían contar únicamente con un diez por ciento de la representación a nivel escolar y laboral.
Las matanzas estallaron tras el derribo con un misil en abril de 1994 del avión en que viajaba el presidente Juvénal Habyarimana (miembro de la mayoría hutu).
El incidente fue el inicio de un genocidio en el que murieron más de 800.000 personas, la mayoría de ellas miembros de la minoría tutsi y hutus moderados.
La masacre se extendió durante cien días ante la retirada del país de la misión de la ONU (UNAMIR), que retiró del país a la mayoría de efectivos después de que diez 'cascos azules' belgas fueran asesinados el 7 de abril. En apenas dos semanas, la misión de la ONU pasó de 2.165 a 270 efectivos.
Ante la desprotección internacional, las matanzas se cobraron en tres meses la vida de al menos 800.000 tutsis y hutus opuestos al régimen, en su mayoría asesinados con machetes y otras armas blancas. En este mismo periodo, según la ONU, se cometieron entre 250.000 y 500.000 violaciones.