Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU sanciona a dos dirigentes de República Democrática del Congo por antidemocráticos

El Gobierno de Estados Unidos ha incluido en su lista de sanciones a dos altos cargos de República Democrática del Congo (RDC), entre ellos el ministro del Interior, Evariste Boshab, por adoptar medidas que "socavan los procesos democráticos o las instituciones" del país africano.
La RDC debía haber celebrado elecciones este mes para buscar al sustituto del actual presidente, Joseph Kabila, pero el proceso ha quedado aplazado 'sine die'. En septiembre, medio centenar de personas perdieron la vida durante unas protestas.
El secretario adjunto del Tesoro para Terrorismo e Inteligencia Financiera, Adam Szubin, ha acusado al Gobierno congoleño de lastrar el correcto desarrollo de los procesos democráticos y de "reprimir los derechos y libertades políticos" de la ciudadanía. En última instancia, estas acciones "ponen en riesgo la estabilidad y prosperidad del país a largo plazo", ha advertido.
Washington señala al ministro del Interior como "actor clave" dentro de la "estrategia" de Kabila para seguir en el poder una vez expire su actual --y teóricamente último-- mandato, el 19 de diciembre. El Gobierno norteamericano cita reformas electorales interesadas, intentos de compra de votos o amenazas a quienes apoyen a la oposición.
La nota del Tesoro también confirma sanciones contra el administrador general de la Agencia Nacional de Inteligencia, Kalev Mutondo, al que acusa de trabajar para que el proceso electoral "favorezca" a Kabila y a la coalición gobernante. En este sentido, denuncia vigilancias interesadas o arrestos extrajudiciales.
La inclusión de Boshab y Mutondo en la 'lista negra' implica la congelación de todos los activos que puedan tener bajo soberanía norteamericana y la prohibición de que los ciudadanos de Estados Unidos puedan llegar a algún tipo de "transacción" con ambos dirigentes congoleños.