Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU recomendó a Falciani que se refugiara en España porque alguien intentaría matarlo

El informático Hervé Falciani declara en MadridEFE

Hervé Falciani, el trabajador del HSBC que destapó los datos de miles de defraudadores fiscales, asegura, en una entrevista en exclusiva para el diario El País, que fue EEUU el que le recomendó que se refugiara en una cárcel española porque alguien podía pagar para matarlo y nuestro país, con el que colabora para identificar evasores fiscales, no permitiría su extradición a Suiza.

Hervé Falciani, el exempleado francoitaliano del Hong Kong Shanghai Bank Corporation (HSBC) en Ginebra reclamado por la justicia suiza por haber sustraído datos del banco con los que habrían sido identificados 130.000 evasores fiscales, tuvo que huir a España porque su vida corría peligro.
Falciani trabajó para el HSBC en Ginebra entre 2000 y 2008 como técnico de sistemas y después comenzó a colaborar con la Justicia de EEUU delatando a evasores fiscales.
En una entrevista exclusiva concedida al diario El País, Falciani asegura que fue EEUU quien le recomendó que viajara a España, el único país seguro para él en Europa ya que, por su colaboración con la justicia española, su extradición a Suiza sería improbable.
"Mi vida corría peligro, me habían avisado de que sería fácil que alguien pagara para que intentaran matarme", asegura.
Los enemigos de Falciani son poderosos y potencialmente peligrosos. Los datos que sacó del HSBC indicaron que el banco habían permitido blanquear dinero de clientes relacionados con la venta de droga en México y EEUU, organizaciones terroristas como Al Qaeda y grupos criminales internacionales. Pero no solo eso: la colaboración de Falciani con las autoridades españolas permitió recuperar 260 millones de euros defraudados por el presidente del banco Santander, Emilio Botín, o el cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa, en lo que fue "la mayor regularización de la historia de España".
Falciani fue detenido a su llegada en barco desde Francia al puerto de Barcelona, algo que afirma que hizo a propósito para que "saltara la orden internacional de detención emitida por Suiza" y entrara en una prisión española, "un lugar seguro".
Y nada fue casual. Falciani asegura que los americanos tenían todo controlado, "sabían hasta qué juez estaría de guardia a mi llegada, cuál sería el más favorable a nuestra estrategia" y, en función de ello, se decidió la fecha de su viaje.
Ahora, Suiza intenta demostrar que Falciani intentó vender los datos de evasores que obtuvo para lucrarse, lo que permitiría acusarlo de 'espionaje industrial'. Pero Falciani lo niega categóricamente: "Yo solo he tratado de ayudar a la justicia. Ahora es la justicia española quien ha demostrado que yo no quería vender mi información".
El extrabajador del HSBC sigue colaborando con la Fiscalía Anticorrupción, pendiente de si España concederá o no su extradición a Suiza.
"Los bancos suizos libran una guerra económica. Ellos son el enemigo. Se adaptan a cualquier directiva contra la evasión fiscal o el blanqueo de dinero para seguir haciendo caja. Es la gente normal la que está sufriendo sus consecuencias", afirma.