Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La operación contra Al Awlaki fue dirigida por la CIA y es la de mayor envergadura

Obama considera esta muerte como otro "hito", ya que era el responsable de operaciones externas de Al Qaeda en la Península Arábiga

La operación militar que acabó con la vida del líder islamista Anwar al Awlaki esta mañana fue ejecutada en Yemen por aviones no tripulados estadounidenes siguiendo un plan de ataque organizado por la CIA y es, por envergadura, la misión más importante desarrollada por las fuerzas de seguridad estadounidenses desde la que desembocó el pasado mes de mayo en la muerte del líder de Al Qaeda, Usama bin Laden.

Al Awlaki, que a lo largo de hoy ha sido designado por los servicios de Inteligencia estadounidenses como "jefe de operaciones exteriores" de la célula yemení de Al Qaeda, pereció a causa del impacto de misiles Hellfire disparados desde dos aviones no tripulados modelo Predator.

La operación, apuntaron fuentes oficiales a la cadena Fox News, fue desarrollada por el Mando Conjunto de Operaciones Especiales bajo la dirección de la Agencia Central de Inteligencia.

Si bien hasta hoy se creía que Al Awlaki desempeñaba una mera función ideológica, oficiales estadounidenses bajo el anonimato han revelado que "jugó un importante papel en el intento de atentado contra un avión de pasajeros estadounidense en 2009" y "supervisó la trama para insertar artefactos explosivos en aviones de carga norteamericanos, un año después", según informaron a Reuters.

Al Awlaki estuvo también relacionado con el autor de la masacre a tiros sucedida en la base militar de Fort Hood (Texas), ejecutada por el psiquiatra militar estadounidense, el comandante Nidar Hasan y que se cobró la vida de 13 personas.
Obama, contento
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha asegurado este viernes que la muerte en Yemen del clérigo radical Anwar al Awlaki supone "otro hito significativo" en los esfuerzos para "derrotar a Al Qaeda y sus filiales".

Durante la ceremonia de traspaso de poderes de la Jefatura del Estado Mayor Conjunto, en Virginia, Obama se ha felicitado por la muerte de Al Awlaki, ya que supone un "gran golpe" para Al Qaeda en la Península Arábiga, considerada la rama más activa dentro la red internacional que liderase Usama Bin Laden.

El mandatario norteamericano ha recordado que Al Awlaki "planificó y dirigió esfuerzos para asesinar a estadounidenses inocentes", en alusión a un complot para atentar contra aviones de carga en 2010 y a otro ataque fallido contra un avión de pasajeros estadounidense en 2009.

"Sin ningún tipo de error, esta es una prueba más de que Al Qaeda y sus filiales no encontrarán en Yemen o en otros lugares del mundo un refugio seguro", ha afirmado Obama, que ha querido felicitar a la Inteligencia estadounidense y a las autoridades yemeníes por su colaboración en la lucha contra el terrorismo.