Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Duterte estudia la posibilidad de declarar la ley marcial en el Mindanao Musulmán

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha asegurado este martes que podría revisar "cuidadosamente" la posibilidad de declarar la ley marcial en la región del Mindanao Musulmán, en el sur del país, y particularmente en la zona de Joló, bastión del grupo insurgente separatista Abú Sayyaf.
En una rueda de prensa en la ciudad de Dávao a su llegada de China, Duterte fue informado de una petición de un grupo denominado Movimiento para Salvar a Joló para que el presidente ponga esta zona bajo control militar, debido a las atrocidades cometidas por el grupo.
"Necesito tiempo para evaluarlo profundamente. No es únicamente una decisión política, también es algo emocional", ha indicado, según recoge la cadena filipina GMA. "Estoy advirtiendo a todo el mundo de que si declaro la ley marcial no se sabe cuánto tiempo duraría ni con qué propósito", ha señalado, subrayando que si lo hiciera podría resolver los problemas en la región.
"Si lo hago, no sólo resolveré la rebelión, sino que resolveré todo lo que aqueja a Mindanao. Esto no es un juego, es algo muy serio", ha añadido.
El Ejército está siguiendo al menos a 16 terroristas extranjeros, principalmente indonesios y malasios, ubicados en la zona, que operan junto a miembros de Abú Sayyaf, del Grupo Maute --que ha jurado lealtad al grupo yihadista autodenominado Estado Islámico-- y el Frente Islámico de Liberación de Bangsamoro --escindido del Frente Moro de Liberación Nacional--.
En abril, el Mando de Mindanao Oriental elevó su nivel de alerta para evitar que Abú Sayyaf llevara a cabo tácticas de distracción tras un ataque llevado en la provincia filipina de Bohol, uno de los destinos turísticos del país, donde en un enfrentamiento murieron cuatro miembros de las fuerzas de seguridad y cinco milicianos.