Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Duterte cree que Trump será "justo" en el trato hacia los inmigrantes ilegales de EEUU

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha mostrado su confianza en el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, en materia migratoria y ha asegurado que cree que éste será "justo" en su trato hacia los inmigrantes que se encuentran en el país de forma ilegal.
En declaraciones ante la prensa desde el Palacio de Malacañang, en la capital filipina, Manila, Duterte ha asegurado que confía "en su juicio" y que cree que será "justo en el trato hacia los inmigrantes".
"No puedo hablar por los ilegales, porque independientemente de que estuviera el presidente Trump o cualquier otro, un ilegal siempre es un ilegal", ha señalado, según declaraciones recogidas por la cadena filipina GMA.
"(Un ilegal) siempre es sujeto, en cualquier momento, de deportación", ha continuado, antes de expresar su esperanza de mantener una buena relación con el próximo inquilino de la Casa Blanca.
Después de comprometerse en campaña electoral a expulsar del país a once millones de inmigrantes que se encuentran de forma ilegal en el país, esta misma semana ha prometido deportar o encarcelar de manera inmediata al menos a tres millones de inmigrantes con antecedentes penales una vez tome posesión del cargo.
El secretario de Empleo de Duterte, Silvestre Bello III, ha asegurado que la política migratoria de Trump sólo tendrá un "mínimo efecto" en la fuerza laboral filipina en suelo estadounidense, ya que la mayor parte de sus expatriados en Estados Unidos están trabajando de forma legal en el país.
Duterte ganó las elecciones el pasado mes de mayo tras una campaña centrada en acabar con la delincuencia y el narcotráfico en el país que, sumada a otras polémicas declaraciones, le llevaron a forjarse el apodo de 'Trump del Este'.