Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Duterte carga contra la Iglesia católica y le pide que diga a los drogadictos que "van a morir"

Asegura que no tiene "autoridad moral" para dar lecciones sobre qué hacer por los casos de corrupción y abusos a niños
El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha cargado este jueves contra la Iglesia católica por criticar su campaña de lucha contra las drogas y ha exigido a los líderes religiosos que dejen claro a los drogadictos que "van a morir", según ha informado el diario local 'Philippine Star'.
El mandatario filipino ha subrayado que la Iglesia católica no tiene "autoridad moral" para criticar la campaña contra el consumo y el tráfico de droga porque también ha tenido "errores" y ha acusado a los curas de cometer abusos sexuales.
"Cuando ustedes me denuncian está bien. Pues yo les denuncio. ¿Por qué? Cuando ustedes cometen errores, está bien y cuando yo los cometo, ¿no?", ha planteado. "Eso es estúpido", ha subrayado, en un discurso en la toma de posesión de nuevos oficiales de la Policía en el palacio de Malacañan, la residencia presidencial en Manila.
"¿Cuál es su ascendente moral?, ¿la religión? Ustedes no nos ayuda, solo siguen hablando", ha indicado, antes de mencionar un caso en el que varios obispos se cree que pidieron a la entonces presidenta del país, Gloria Macapagal Arroyo, que les diera vehículos de lujo.
"¿Se acuerdan de que ustedes pidieron vehículos a Gloria? Lo hicieron sabiendo perfectamente que los policías no tenían vehículos", ha asegurado el mandatario filipino antes de insultar a los curas por tener esos coches.
"Recibieron vehículos sabiendo que hay un principio de separación entre la Iglesia y el Estado. Era simple y llanamente un chanchullo y corrupción porque ustedes no los merecían. No pueden utilizar propiedades o dinero para su propia comodidad, no era para ustedes sino para el Gobierno pero ustedes tuvieron el descaro", ha afirmado.
En 2011, la presidenta de la Comisión de Lotería Benéfica de Filipinas, Margarita Juico, reveló que algunos obispos católicos recibieron vehículos deportivos supuestamente a cambio de dar su apoyo a Arroyo.
Duterte también ha criticado a la Iglesia católica filipina por no haber explicado cómo se utilizan las donaciones que recibe en sus templos durante las misas. "Hay muchas iglesias. ¿Dónde está el dinero de la gente?", ha afirmado.
"Nosotros explicamos cómo utilizando los fondos públicos. ¿Y ustedes? Ustedes, curas y obispos, llevan ropa cara, tienen vehículos- ¿Tienen incluso una casa con solo cinco habitaciones para rehabilitar? ¿Qué hizo su iglesia?", ha planteado.
El presidente filipino también ha denunciado los casos de abusos cometidos por el clero católico. "Ustedes lo han pedido. Si quieren que llegue la hora de la verdad, tengamos la hora de la verdad. Pórtense mejor. Si no pueden dar justicia a niños pequeños de los que han abusado en el pasado, no tienen autoridad moral para dar lecciones sobre qué hacer. ¿Santidad de vida? Ustedes están disfrutando sus méritos", ha asegurado el mandatario filipino.
"¿Qué han hecho ustedes con la homosexualidad en sus seminarios? ¿Qué les han hecho allí a los niños?", ha afirmado Duterte, antes de invitar a los curas y obispos a mirarse en su propio "espejo" antes de criticar sus políticas.
Por último, el mandatario ha recomendado a los filipinos que lean un libro publicado por un periodista en 2013 sobre los casos de corrupción, abusos sexuales y otros casos polémicos protagonizados por la Iglesia católica filipina.