Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Duros disturbios durante la primera jornada de visita del Papa a Brasil

Las fuerzas de seguridad de Río de Janeiro se han enfrentado con un grupo de manifestantes frente al palacio Guanabara, sede del Gobierno local, poco después de la salida del recinto del Papa Francisco, que ha dado en él su primer discurso tras su llegada al país sudamericano. La Policía Militar de la localidad brasileña de Sao Paulo ha detonado este lunes una bomba de fabricación casera localizada en los servicios del santuario nacional de Nuestra Señora la Aparecida, ubicado en la ciudad de Aparecida, que será visitado por el papa Francisco durante su visita al país.

El explosivo fue localizado el domingo por un equipo de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) durante una inspección previa a la visita del pontífice, que tendrá lugar el miércoles, según ha informado el diario brasileño 'Folha de Sao Paulo'.
La protesta ha comenzado como una manifestación pacífica pero la rabia ha terminado por estallar y algunos han comenzado a lanzar cócteles molotov contra la policía, que ha respondido con gases lacrimógenos, balas de goma y cañores de agua. Los disturbios se han saldado con cuatro personas heridas y siete detenidos.
En el marco de la misma, alrededor de 20 integrantes del grupo 'Bloque Negro', de tendencia anarquista, han incendiado un muñeco que representaba al gobernador del estado, Sergio Cabral.
Asimismo, un grupo de mujeres ha participado en la manifestación para solicitar un estado "laico" y la mejora de sus derechos civiles. "Estamos a favor del estado laico. Somos libres y, por ello, hacemos esta intervención", han sostenido.