Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Doris Payne, la ladrona más temida por las joyerías, vuelve a robar a sus 86 años

Doris Payne no tiene intención de jubilarse. De hecho, la edad es su aliada porque ¿quién desconfía de una señora de 86 años? "No ha habido día que no haya robado lo que quisiera", reconoce. Su último antojo ha sido un collar de casi dos mil euros. Entró en la joyería, distrajo al propietario y salió con la joya metida en el bolsillo. "No tengo ningún remordimiento al robar joyas. Me siento genial", confiesa. Pero esta semana la policía le echaba el guante. Doris lleva sesenta años entrando y saliendo de la cárcel desde que, siendo una niña, descubrió su talento para el despiste. "En los 70 robé un diamante de diez quilates y medio en Montecarlo", asegura. Ha hecho gira por las joyerías de medio mundo y hace unos años protagonizó su propio documental. Quería ser bailarina pero terminó convertida en ladrona y ahora, una vez más, la octogenaria deberá volver a prisión.