Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trump pierde protagonismo en un nuevo debate republicano a la Casa Blanca

Trump pierde protagonismo en un nuevo debate republicano a la Casa BlancaREUTERS

El magnate Donald Trump, quien ha sufrido esta semana una importante caída en los sondeos de opinión, que sitúan a Ben Carson como favorito entre los republicanos, ha perdido protagonismo en un nuevo debate de candidatos del partido conservador a la Casa Blanca, en el que ha destacado el encontronazo protagonizado por el exgobernador de Florida Jeb Bush y el senador Marco Rubio.

Bush ha aprovechando este debate, organizado por la cadena CNBC y celebrado en la Universidad de Boulder, en Colorado, para pedir al legislador por Florida "que se dedique a su trabajo en el Congreso o renuncie para hacer campaña", criticando las prolongadas ausencias de Rubio en las votaciones y comités del Senado estadounidense.
El exgobernador de Florida ha insistido en que el congresista "odia" tanto su trabajo que ha faltado más que cualquier otro, recogiendo las acusaciones realizadas en un editorial de un diario local, a lo que Rubio --tercero en las encuestas-- ha respondido que en 2004 John Kerry no asistió a entre el 60 y 70 por ciento de las votaciones y que el presidente, Barack Obama, hizo lo propio en 2008.
"Deberías presentarte al trabajo (...) Cuando firmaste (para este cargo) fue para un lapso de seis años", le ha recriminado Bush, que trata de escalar en las encuestas desde el cuarto puesto que ostenta en estos momentos. "Mi campaña va a ser sobre el futuro de América. No será sobre atacar a los que están en este escenario", ha vuelto a responder Rubio.
En este tercer debate republicano también han tratado de destacar el resto de candidatos: Carly Fiorina, Chris Christie, John Kasich, Rand Paul, Mike Huckabee y Ted Cruz, lanzando la mayoría de sus dardos contra los principales favoritos, Donald Trump y Ben Carson, o contra la aspirante demócrata mejor situada para lograr la nominación de su partido, Hillary Clinton.
De esta forma, Fiorina --expresidenta de la empresa Hewlett-Packard y única mujer en el bando republicano-- ha reconocido no ser aún la candidata de ensueño, pero ha asegurado que es "la peor pesadilla de Hillary Clinton", apuntando a una hipotética lucha de mujeres por la Presidencia de Estados Unidos, tal y como informa la cadena estadounidense Univision.
POLÍTICA MIGRATORIA Y ARMAS DE FUEGO
Otro de los temas que se ha tratado en el debate republicano, como ya es habitual, es el de la inmigración. En este punto, Rubio ha asegurado que los programas que traen más inmigrantes como trabajadores del sector de alta tecnología son valiosos, aunque ha advertido de que las compañías que abusan del programa de visados "deberían ser sancionadas".
Trump, que previamente había sostenido que el programa afectaba a los trabajadores estadounidenses, ha reculado durante el debate, afirmando que mantendría en el país a los inmigrantes expertos en tecnología. Asimismo, ha asegurado que traería de vuelta a Estados Unidos "puestos de trabajo que ahora están en China, Japón y México".
Por otra parte, el magnate de los bienes raíces ha calificado las zonas sin armas de fuego como una "catástrofe" y ha asegurado que revisará las políticas de sus centros de recreo para que en todos ellos se pueda acceder con armas. Trump ha indicado que tiene un permiso para portar una pistola en Nueva York y ha añadido que más personas deberían seguir su ejemplo.