Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trump abronca a la prensa estadounidense en una reunión sin precedentes

Trump abronca a la prensa estadounidense en una reunión sin precedentesReuters

¨Entro en una habitación llena de mentirosos, sois todos unos mentirosos¨, dice el New York Post que aseguraba este lunes el presidente electo Donald Trump. Se trataba de una reunión sin precedentes en la Torre Trump. La directora de campaña de Trump, Kellyanne Conway había citado a entre 30 y 40 periodistas y directivos de los principales medios de comunicación de Nueva York y de Estados Unidos. 

Estaban todos allí, esperando a reunirse con Trump para ¨hablar de cómo iba a ser su relación con la prensa¨ según asegura el diario neoyorquino. Se trataba de una reunión ‘off the record’, pero nunca se imaginaron lo que allí iba a pasar.
Durante los siguientes 60 minutos, Donald Trump se dedicó a llamar por su nombre a alguno de los periodistas más conocidos de Estados Unidos y a llamarles mentirosos. Empezando por Zeff Zucker, el todopoderoso editor mundial de CNN, a quien espetó: ¨Odio tu cadena de televisión, debería daros vergüenza, sois todos unos mentirosos. No se salva ni uno solo de los periodistas de tu cadena¨. 
Junto a Zucker, aparentemente de piedra, estaban periodistas como Wolf Blitzer, quien en el programa especial el día de las elecciones el pasado 8 de noviembre se negaba a dar Florida como estado ganador a Trump ¨porque no era posible que esto estuviera sucediendo¨. Blitzer, según las fuentes, no llegó a preguntar nada a Donald Trump. 
Según las mismas fuentes del New York Post, Donald Trump les explicó que eran ¨todos unos mentirosos, que no se habían enterado de nada de lo que sucedía en el país,  que habían sido deshonestos con su profesión y con la nación y que no entendía cómo no les daba vergüenza¨. 
Aparentemente sin nombrarla directamente, también estaba en la reunión, Trump aseguró que Katy Tur, corresponsal política de la NBC, no había entendido nada de la campana electoral, para acto seguido asegurar que otra periodista de la NBC (que también estaba en la reunión), Martha Raddatz,  había llorado cuando se dio cuenta de que Hillary Clinton había perdido el debate que ella había moderado. 
Entre los periodistas que escuchaban perplejos a Trump, Deborah Turness, Lester Holt, Chuck Todd de la NBC, James Goldston, George Stephanopoulos, David Muir y  Martha Raddatz de la cadena ABC, Norah O’Donnell, John Dickerson, Charlie Rose, Christopher Isham y  King de CNN.
Entre directivos que estaban en la reunión había personajes de los medios de comunicación tan importantes como Bill Shine, Jack Abernethy, Jay Wallace, Suzanne Scott de FoxNews. Por parte de la MSNBC acudieron Phil Griffin y también estaban los máximos ejecutivos de CNN, Jeff Zucker y Erin Burnett. 
Según parece, Arthur Sulzberger, el editor jefe del NYT, se reunirá con Trump este martes porque no había podido arreglar su agenda para estar con todos los demás.  Aunque después de esta reunión es posible que se cancele la cita.  El NYT lleva varias semanas examinando cuáles han sido sus prácticas periodísticas durante la campana electoral y si realmente han transmitido lo que estaba pasando en el país acorde con el resultado electoral. El propio NYT el día de las elecciones daba un 93% de posibilidades de ganar a Hillary Clinton a primera hora de la mañana e incluso durante las primeras horas de recuento electoral, para pasar en tres horas a dar un 100% de posibilidades de ganar la Presidencia a Donald Trump. 
El 45 Presidente Electo es un hombre sin precedentes en todo. ¨Son tiempos que no conocemos¨ decía su jefa de prensa al terminar la reunión con los periodistas. Pero lo cierto es que mantiene su cuenta de Twitter personal en donde responde a los ataques que según él son injustos o falsos sobre él mismo, su familia o sus negocios. 
Si alguien pensó que esta guerra estaba terminada, todo indica que Donald Trump como presidente no piensa dar su brazo a torcer. La prensa, así en general, aún no sabe cómo actuar en el caso de Trump.