Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El director de la CIA califica las torturas de "aberrantes"

John Brennan, director de la CIAReuters

El director de la CIA, John Brennan, ha admitido este jueves que es "imposible" saber si los "aberrantes" interrogatorios reforzados llevados a cabo por la agencia sirvieron para conseguir información útil de Inteligencia. Brennan ha señalado que los agentes actuaron siguiendo las directrices del Gobierno de George W. Bush. "Hicieron lo que se les pidió que hicieran al servicio de nuestro país".

En una inusual rueda de prensa del jefe de la Inteligencia de Estados Unidos, Brennan ha calificado de "aberrantes" las técnicas de interrogatorio reforzado que el Senado y la Casa Blanca han tachado directamente de torturas.
No obstante, ha querido subrayar que los agentes de la CIA actuaron siguiendo las directrices del Gobierno de George W. Bush. "Hicieron lo que se les pidió que hicieran al servicio de nuestro país", ha sostenido, según ha informado NBC.
Además, Brennan ha reconocido que es "imposible" determinar si estos interrogatorios reforzados sirvieron para algo. "Voy a ser claro: no hemos concluido si este programa nos permitió obtener información útil de los detenidos", ha dicho.
A este respecto, ha explicado que "el uso de métodos coercitivos tienen un gran riesgo de resultar en información falsa porque alguien que está sujeto a estos métodos coercitivos podría ser capaz de decir cualquier cosa para que pararan".
A pesar de estas declaraciones, Brennan ha recordado que la CIA "ha hecho muchas cosas bien" en todos estos años para mantener Estados Unidos seguro y ha considerado que el nivel de transparencia de estos días ha estado "por encima del máximo".
"Errorres y carencias"
Brennan ha corregido así las declaraciones que hizo el martes a través de un comunicado en el que, aunque admitió que el programa de interrogatorios reforzados tuvo algunas "carencias y errores", sirvió para obtener información fundamental en la lucha contra el terrorismo y, con ello, "salvar incontables vidas".
Entonces, también criticó que el Senado, encargado de elaborar un informe sobre este programa, no ha hecho "ninguna entrevista a ningún miembro de la CIA implicado en él, lo que habría aportado un valioso contexto y perspectiva respecto a estos acontecimientos".
La Comisión de Inteligencia del Senado reveló el martes en un informe que durante los ocho años que duró el programa de detenciones e interrogatorios de la CIA se realizaron torturas "brutales" a 119 presos, 26 de ellos arrestados por error, y que nada de eso sirvió para evitar "amenazas terroristas inminentes".