Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La farmacéutica británica Glaxo admite haber pagado sobornos en China

La farmacéutica Glaxo admite sobornos en ChinaReuters

Varios directivos de la empresa farmacéutica británica GlaxoSmithKline han admitido haber cometido sobornos y otros delitos económicos en su sede en China, según ha informado el Ministerio chino de Seguridad Pública.

Los acusados han admitido haber sobornado a autoridades gubernamentales, asociaciones médicas, hospitales y doctores para incrementar los precios de sus productos y mejorar sus ventas, así como haber utilizado facturas falsas para exagerar los ingresos de la empresa, según ha informado el Ministerio, citado por la BBC.
Hasta que finalicen las pesquisas preliminares, la Justicia china no podrá acusar formalmente a los directivos de GSK. La empresa ha declarado que estará dispuesta a "cooperar con las autoridades en esta investigación". A pesar de haber afirmado que no había evidencias de soborno ni corrupción, la empresa británica ha asegurado que actuarán con rapidez "si se aporta alguna prueba".
"Es un caso con mucha gente involucrada, donde los plazos investigados abarcan mucho tiempo, la cantidad de dinero que se ha movido es enorme y las actividades criminales se han llevado a cabo de forma malintencionada", ha afirmado el Ministerio de Seguridad Pública.
La empresa ha rechazado dar detalles sobre los acusados. "Es demasiado pronto para saber cuál es el alcance del caso", ha afirmado el especialista en anticorrupción Jerry Ling, "pero éste es un caso serio", ha añadido.
Corrupción en China
China se ha dirigido durante los últimos meses a las empresas extranjeras afincadas en el país para exigir el cumplimiento de algunas normas como la fijación de precios o los controles de calidad, lo que obliga a las compañías a defender sus propias reputaciones en un país donde las marcas internacionales suelen tener una ventaja sobre sus competidores locales en términos de confianza pública.
El caso de GSK es el mayor caso de corrupción en una empresa extranjera en China desde 2010, cuando cuatro directivos de la empresa Río Tinto fueron acusados y enviados a prisión por aceptar sobornos y por robar secretos comerciales.
El Ministerio de Seguridad Pública ha advertido de que algunos miembros de la sede china de GSK estaban siendo investigados por utilizar técnicas inapropiadas para comercializar los tratamientos de Botox, pero no se había encontrado ninguna prueba de corrupción o de sobornos.
Los directivos de GSK junto a los de otras empresas extranjeras ya estaban bajo investigación policial por cometer supuestos "crímenes económicos", según afirmó un agente de policía el mes pasado. Sin embargo, todavía no está claro si esta investigación está relacionada con las últimas acusaciones.