Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cientos de griegos participan en el funeral por el jubilado que se suicidó

El cuerpo de Christoulas será trasladado a Bulgaria para ser incinerado

Cientos de griegos han salido a las calles de Atenas para recordar a Dimitris Christoulas, el pensionista que se suicidó ante el Parlamento en respuesta a los recortes impuestos por el Gobierno griego
Los participantes en el funeral de Christoulas han coreado consignas como "¡Héroe!" o "¡Ellos te han asesinado!" mientras portaban rosas y claveles rojos de camino al lugar donde se ha celebrado el funeral. El cuerpo de Christoulas será trasladado a Bulgaria para ser incinerado, conforme a sus deseos.
"No he hallado ninguna otra forma de luchar excepto un fin digno, antes que empezar a buscar comida en la basura", denunciaba en su nota de suicidio, en la que hacía un llamamiento a los jóvenes a levantarse, tomar las armas y ahorcar a los "traidores de la nación".
Amigos y familiares de Christoulas han leído poemas y cartas durante el funeral. "Padre, no pudiste soportar que asesinaran la libertad, la democracia y la dignidad", se ha lamentado Emmy, hija de 43 años del hombre. "Has pagado con tu sacrificio. Ahora es nuestro turno. Padre (...). Somos hoy tantos porque 'somos once millones y nuestro nombre es Resistencia'", ha añadido Emmy citando la nota de suicidio de su propio padre.
Tras el acto, los asistentes han marchado hasta el árbol junto al que se suicidó Christoulas en la plaza Sintagma, que se ha convertido en una especie de santuario con guirnaldas, velas y notas de recuerdo para el jubilado. "¡Tomaremos las calles!", amenazaron los simpatizantes de Christoulas durante la manifestación.
"Decimos que se suicidó, pero sabemos que fue asesinado. Todos somos víctimas potenciales. Todos nos enfrentamos al mismo destino", ha señalado un parado de 55 años, Angeliki, que llevaba una bandera griega a modo de bufanda.