Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dimite la ministra de Sanidad, investigada por un escándalo de gastos

La ministra de Sanidad de Australia, Sussan Ley, ha dimitido este viernes de su cargo después de haber sido apartada sin sueldo en el marco de una investigación por varios viajes que presuntamente había realizado con dinero público.
Sin embargo, Ley ha asegurado que no ha incumplido ninguna norma, tal y como ha informado la cadena australiana ABC. El primer ministro, Malcolm Turnbull, ha adelantado que la próxima semana se anunciará a su sustituto al mando de la cartera, que será dirigida de forma interina por Arthur Sinodinos, designado para ello el lunes.
Turnbull ha afirmado que "los australianos tienen derecho a esperar que los políticos gasten el dinero de los contribuyentes de forma cuidadosa, asegurándose en todo momento de que su trabajo representa un uso de los recursos públicos eficaz, eficiente y ético".
"Y nosotros, como políticos, diputados y ministros, debemos ser todo lo cuidadosos y responsables que podamos con el dinero de nuestros contribuyentes", ha añadido.
"Tengo confianza en que las investigaciones demostrarán que no se violó ninguna norma", dijo Ley el pasado lunes, resaltando que, si bien está dispuesta a que sus diarios sean investigados, no los hará públicos.
La ministra explicó además la compra de una propiedad junto a su pareja durante una visita de trabajo a Queensland, indicando que visitó la vivienda "quizá diez minutos antes de la subasta".
"Tenía una idea de lo que quería y este apartamento cumplía con ello. La compra de esta propiedad particular no fue planeada ni anticipada", señaló.
Ley fue elegida al Parlamento en 2001 y fue puesta al frente de la cartera de Sanidad en diciembre de 2014, sustituyendo a Peter Dutton. Era una de las cinco ministras del Gobierno australiano.