Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dimite el Gobierno holandés al no poder acordar las medidas de austeridad

Mark Ruttecuatro.com

Debían recortar entre 14.000 y 16.000 millones para reducir el déficit al 3%

El primer ministro holandés, Mark Rutte, ha presentado la dimisión de su Gobierno ante la Reina Beatriz, después de que los partidos políticos no hayan podido cerrar un plan sobre políticas de austeridad tras haberlo intentado durante siete semanas.
El objetivo de las conversaciones entre la coalición de gobierno y su principal aliado, el ultraderechista Partido de la Libertad, de Geert Wilders, era concretar un recorte de entre 14.000 y 16.000 millones de euros del presupuesto anual para reducir el déficit hasta el límite del tres por ciento del PIB estipulado por la Comisión Europea.
La falta de consenso se atribuye al rechazo del partido de Wilders contra el excesivo impacto del recorte sobre el poder adquisitivo. El fin del apoyo del Partido de la Libertad deja al Gobierno sin uno de sus apoyos clave durante los últimos 18 meses.
Rutte ha dicho que la Reina está estudiando la posible dimisión del Gobierno, al que la monarca ha encargado que siga trabajando por el bien del país. Sin embargo, varios ministros ya admiten abiertamente que hacen falta nuevas elecciones para romper el actual bloqueo político.
El ministro de Finanzas, Jan Kees de Jager, ha indicado a Reuters que pese a las dificultades el país seguirá con su "sólida política fiscal" y demostrará su compromiso con la reducción del déficit y la concreción de una economía "sostenible".
De Jager ha advertido de que la parálisis política no dejará a Países Bajos a la altura de otros países con mayores dificultades económicas y, en este sentido, ha subrayado que "no hay correlación" entre su caso y el de "países del sur de Europa". "Nuestra deuda soberana ronda el 65 por ciento, por debajo de la media de la zona euro", ha añadido.
Si finalmente se confirma la celebración de elecciones anticipadas, previsiblemente no serán hasta después del verano, aunque un portavoz del partido de Rutte ha apuntado el 27 de junio como posible fecha. "A nuestro país le interesa que los votantes decidan tan rápido como sea posible y tengan un nuevo Gobierno", ha alegado.