Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dijsselbloem reclama a Londres una "actitud diferente" para tener un Brexit "suave y ordenado"

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha reclamado a Reino Unido una "actitud diferente" que permita que su salida de la Unión Europea sea "suave y ordenada", puesto que, a su juicio, la posición que Londres ha mantenido hasta ahora es "incompatible" con este enfoque.
"Puede ser suave y puede ser ordenada, pero requiere una actitud diferente de Reino Unido, porque lo que he escuchado hasta ahora es incompatible con suave y ordenada", ha asegurado a su llegada a la reunión de ministros de Economía y Finanzas de la UE (Ecofin).
"Hay diferentes opciones que no son compatibles. Si Reino Unido quiere un acceso completo al mercado interior tiene que mantener las normativas y las regulaciones de ese mercado interno", ha expresado el socialdemócrata holandés, también ministro de Finanzas de Países Bajos.
A su vez, el ministro de Finanzas británico, Philip Hammond, ha afirmado que "va en el interés de todos" tener una transición "lo más suave posible" para "minimizar las amenazas para la estabilidad financiera europea" y "reducir las alteraciones a las muchas y complejas relaciones entre las industrias europeas y las entidades financieras de Londres".
En este sentido, Hammond ha indicado que Reino Unido quiere "mantener todas las opciones abiertas" y está abierto a "debatir cualquier estructura", pero al mismo tiempo ha advertido de que Londres aceptará un acuerdo final sólo si va en su interés.
"En términos de servicios financieros, es una industria muy importante para Reino Unido y queremos negociar el mejor acuerdo posible tanto para el sector de servicios de Londres como para los clientes de la industria en la Unión Europea", ha explicado.
El ministro británico ha dejado también la puerta abierta a que Londres aporte una contribución económica a la UE, pero antes será necesario "estudiar la oferta, sus costes y decidir si es un buen acuerdo o no".