Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenida en Turquía una periodista alemana que trabaja para dos medios de izquierdas del país

Las autoridades de Turquía detuvieron el 30 de abril a la periodista alemana Mesale Tolu, que trabaja para dos medios de izquierdas del país, según ha informado este jueves la prensa del país europeo.
Tolu, de 33 años, fue detenida por miembros de las fuerzas especiales durante una redada en su vivienda en la localidad de Estambul, donde reside junto a su hijo de dos años y medio.
Posteriormente, un tribunal emitió una orden de arresto acusando a la periodista de "propaganda terrorista" y de "ser miembro de una organización terrorista", tal y como ha recogido la cadena de televisión alemana ARD.
Tolu, nacida en Ulm, trabaja como traductora para una agencia de noticias y para una emisora recientemente cerrada por las autoridades. El Gobierno alemán no se ha pronunciado aún sobre estas informaciones.
Este mismo jueves, la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha denunciado el arresto "injustificado" del periodista francés Mathias Depardon durante la jornada del lunes.
El organismo ha detallado que el periodista fue detenido en la localidad de Hasankeyf mientras hacía un reportaje para la revista 'National Geographic'. Posteriormente fue trasladado a Gaziantep.
Las autoridades han indicado que fue detenido por "propaganda para una organización terrorista", en lo que RSF dice que es "una aparente alusión a las imágenes tomadas a miembros del ilegalizado PKK publicadas en el pasado en medios de comunicación franceses".
"La detención de Mathias Depardon supone una prueba más de la la forma en la que tienen que trabajar los periodistas extranjeros y las sospechas que levantan de manera creciente en Turquía", ha dicho el representante de RSF en el país, Erol Onderoglu.
"Los cargos absurdos presentados contra él parecen diseñados únicamente a justificar su detención arbitraria. No pedimos otra cosa que su libertad, sin persecuciones o expulsiones", ha agregado.
Turquía ocupa el puesto 155 de los 180 países que integran la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa que elebora RSF.