Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detectan nuevas anomalías oculares en bebés nacidos con microcefalia

La OMS declara emergencia mundial por el virus del ZikaReuters

Investigadores de la Universidad Federal de Sao Paulo (Brasil) han identificado diferentes anomalías oculares en algunos bebés nacidos con microcefalia que también podrían asociarse a la infección intrauterina por virus Zika, según los resultados de un estudio publicado en la edición digital de la revista 'Archives of Ophthalmology'.

La epidemia que afecta a Brasil desde el pasado mes de abril se ha asociado con un aumento inusual de recién nacidos con microcefalia. Hasta enero de 2016, el Ministerio de Salud ha notificado un total de 3.174 casos pero todavía no está claro si podrían estar relacionados con la infección por Zika.
En el análisis ahora publicado, el investigador brasileño Rubens Belfort realizaron una evaluación ocular a 29 recién nacidos con microcefalia del Hospital General de Roberto Santos en Salvador.
El 79 por ciento de las madres (23) habían presentado algún síntoma relacionado con el virus Zika durante el embarazo, incluyendo erupción cutánea, fiebre, artralgia (dolor de las articulaciones), dolor de cabeza y sensación de picor. Además, la mayoría (18 mujeres, el 78,3%) habían experimentado alguno de estos síntomas durante el primer trimestre del embarazo.
En diez de los 29 niños (34,5%) observaron algún tipo de problema ocular, que se dio en ambos ojos en siete niños y sólo en uno de ellos en tres. Las lesiones más comunes fueron la atrofia coriorretiniana y problemas de pigmentación moteada de la retina, presentes en 11 de los 17 ojos con anomalías, el 64%), seguidas de anomalías en el nervio óptico (en ocho ojos, el 47,1%).
El estudio, según los autores, puede servir para facilitar la práctica clínica en la detección de posibles problemas de visión en bebés con microcefalia. De hecho, estos recién nacidos deben someterse a evaluaciones oftalmólogicas rutinarias para identificar este tipo de lesiones, en especial en zonas de riesgo, insisten.
En un artículo adicional, los investigadores Lee Jampol y Debra Goldstein, del la Universidad de Northwestern de Chicago (Estados Unidos), entienden que esta asociación debe confirmarse ya que la microcefalia de estos bebés puede estar provocada por otros factores genéticos, metabólicos y ambientales, y no necesariamente por el virus Zika, al igual que dichas lesiones oculares.