Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Delta dejó de ingresar 89 millones por el apagón que canceló 2.300 vuelos en tres días

Su ingresos unitarios por pasajero cayeron un 9,5% en agosto
Delta Air Lines dejó de ingresar 100 millones de dólares (89,2 millones de euros) por el apagón que sufrieron sus sistemas computacionales a principios de agosto y que obligó a la aerolínea a cancelar 2.300 vuelos en tres días, según los cálculos de la compañía.
Este impacto incluye los gastos operativos que tuvo que afrontar la compañía para recuperar su suministro, sus operaciones aéreas y ofrecer alternativas a los pasajeros afectados. Delta Air Lines usó su flota de 'jets' privados como medida para restablecer la normalidad en sus operaciones tras el apagón.
Delta Air Lines vio caer un 9,5% sus ingresos unitarios por pasajero (PRASM) durante el mes de agosto como consecuencia de esta incidencia con respecto al mismo mes de 2015.
La compañía, que ha presentado este viernes sus resultados de tráfico, señaló que analizará el impacto extensivo que pueda tener en su rendimiento.
UN 2,8% MENOS DE PASAJEROS
En agosto, la aerolínea transportó a 20,22 millones de viajeros, un 2,8% menos, con un factor de ocupación del 84,4%, 2,9 puntos porcentuales menos. Las caídas se registraron tanto en vuelos domésticos (-1,5%) como en internacionales (-4,7%).
"Estamos muy agradecidos a nuestros clientes por seguir confiando en Delta", ha afirmado el consejero delegado de Delta, Ed Bastian.
De enero a agosto, Delta Air lines logró 145,6 millones de pasajeros, un 2% más con respecto a los primeros ocho meses del año anterior, con incremento medio del 2,5% de la oferta y un factor de ocupación promedio del 84,9% (0,5 puntos porcentuales menos).
Por mercados, el tráfico creció un 3,6% en vuelos domésticos, mientras que en los vuelos internacionales la demanda se redujo ligeramente (-0,4%).