Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Delphine Boel reclama que el rey de Bélgica la reconozca como hija

Delphine BoelEFE

Comienza en Bélgica el juicio en el que la escultora Delphine Boel intenta demostrar que el rey Alberto II es su padre. La artista belga interpuso una demanda de paternidad contra el monarca y reclama que se someta a pruebas de ADN para que la reconozca como su hija.

La demanda salió a la luz después de que se publicase un libro del periodista y escritor Mario Danneels donde revelaba el affaire del rey Alberto II con la madre de Delphine Boël, la baronesa Sybille de Selys-Longchamps. Un romance en los años 60, que la baronesa le habría contado y la artista habría publicado también en una biografía donde profundizaba sobre el mismo, además de explicarle que por aquel entonces rey reinante era su padre, es decir, Alberto II.
El monarca ya reconoció en su discurso de Navidad de 1999 que su relación con su esposa, la princesa Paola Ruffo di Calabria no tuvo sus mejores días durante esa década. Unas palabras que se tomaron como una medio confirmación de que la artista efectivamente era su hija.
Sin embargo, la demanda tiene bastantes trabas a la hora de salir adelante pues el rey Alberto II está amparado por la "inviolabilidad" de su figura, por lo que ha tenido que meter al rey Felipe y a Astrid de Bélgica con la esperanza de que ellos también se sometan a la prueba de ADN, aunque con Felipe puede tener los mismos problemas con el que se supone que es su padre.