Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Defend Europe argumenta que apagó voluntariamente el motor ante la avería y que no necesita ayuda

El grupo Defend Europe, acusado de xenofobia y de obstaculizar las labores de rescate en el Mediterráneo, ha indicado que su barco averiado, 'C-Star', no necesita ayuda porque su tripulación apagó voluntariamente el motor para dejar el barco a la deriva.
"El 'C-Star' ha tenido un ligero problema técnico durante la noche. Con el fin de solucionarlo antes de entrar en la zona de búsqueda y rescate (SAR) y navegar cerca de los demás, el motor ha sido apagado", ha hecho saber el grupo en un comunicado.
"Esto significa según la convención COLREG (Convenio sobre el Reglamento internacional) que el barco se considera en ese momento como 'no dirigido', esta información ha sido enviada a los barcos de alrededor, respetando la ley. En estos momentos tratamos de resolver el problema", ha añadido.
Según la ley, el presidente de Sea-Eye, Michael Buschheuer, había confirmado que uno de sus barcos se dirige a asistir al 'C-Star', "como es el deber de cualquiera que esté en el mar, sin importar raza, religión o creencias", según recoge el diario 'The Independent'.
Sin embargo, la ONG ha informado en su cuenta de Twitterde que "la tripulación del 'C-Star' ha rechazado todo tipo de ayuda" y el barco de Sea Eye, a pesar de haber cumplido todo el protocolo de ayuda, ha regresado a la zona de búsqueda y rescate por orden del centro de coordinación de rescate de Roma (MRCC, en inglés).