Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Decepción en Japón por la prohibición de cazar ballenas

Japón no podrá cazar más ballenas en el océano Antártico, según decidió ayer la Corte Internacional de Justicia. Una prohibición inapelable que al ministro de Exterioers japonés le parece deplorable y decepcionante. Sin embargo, acatarán la decisión. En este restaurante de Tokio donde sirven carne de ballena, lamentan la prohibición. Mientras su propietario degusta la sabrosa carne, comenta que es cierto que durante un tiempo, el número de ballenas disminuyó pero ahora muchas de las especies se han recuperado. Por eso no entiende que sea ahora cuando ya no se puedan cazar cetáceos. Australia demandó a Japón porque las capturas niponas perseguían fines comerciales y porque llevan 30 años capturando en la Antártida 400 ballenas al año.