Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cameron deja fuera del referéndum sobre la UE a la mayoría de residentes europeos

David Cameron, recién reelegido primer ministro británicoREUTERS

Las directrices elaboradas por el Gobierno británico para organizar el referéndum sobre la relación con la UE establecen un sistema de voto similar al de las elecciones generales, lo que deja fuera a la mayoría de ciudadanos comunitarios que residen actualmente en Reino Unido, entre ellos los españoles.

El reelegido primer ministro británico, David Cameron, hizo de esa consulta una de sus grandes promesas de campaña. El 'premier' aseguró que, si renovaba su mayoría, preguntaría a los ciudadanos en 2017 sobre cuál debería ser la relación de Reino Unido con la UE.
Downing Street ha desvelado este lunes, a grandes rasgos, las normas que regirían dicha consulta, similares a las que sirven para organizar las elecciones legislativas y distintas a las utilizadas en las europeas o las locales.
De esta forma, quedan sin derecho de voto la mayoría de ciudadanos europeos residentes en Reino Unido a excepción de irlandeses, malteses y chipriotas. Sí podrán pronunciarse, en cambio, los británicos que lleven menos de 15 años en el extranjero y los residentes en Gibraltar, según el documento que será presentado en el Parlamento el próximo jueves.
Una fuente de la oficina de Cameron ha defendido que se trata de "una gran decisión para el país" que marcará su "futuro", por lo que "es importante que los británicos, los irlandeses y los ciudadanos de la Commonwealth sean los únicos que decidan", informa la BBC.
Los euroescépticos ya habían advertido del riesgo de abrir el voto a los 1,5 millones de ciudadanos europeos que residen actualmente en Reino Unido. Por su parte, el Partido Nacional Escocés (SNP) ya ha sugerido que se rebaje la edad mínima de los votantes hasta los 16 años, tal como se hizo en el referéndum indepencentista celebrado en 2014 en Escocia.