Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los rebeldes de Darfur piden a la ONU que mantenga a los pacificadores por miedo a represalias del Gobierno

Dos movimientos rebeldes de la conflictiva región sudanesa de Darfur han pedido al Consejo de Seguridad de la ONU que dé marcha atrás a su decisión de reducir este mes el número de pacificadores de la misión conjunta que mantiene con la Unión Africana (la UNAMID) por miedo al daño que pueda sufrir la población si el Gobierno sudanés, como temen, reinicia sus ataques.
"La UNAMID es la única garantía concluyente de protección que tienen los civiles de Darfur", han escrito en una misiva conjunta los líderes de los grupos rebeldes Movimiento por la Justicia y la Igualdad y Movimiento de Liberación de Sudán, Jibril Ibrahim y Minni Arko Minawi.
En la carta RECO, los dos líderes rebeldes han asegurado que la presencia de la UNAMI se ha traducido en "una reducción de los enfrentamientos directos en Darfur", pero "esto no significa que el conflicto haya terminado o que no vaya a escalar de nuevo, como demuestran los enfrentamientos de mayo en el norte y en el este de la localidad".
Concretamente, la Unión Africana y Naciones Unidas planean una reducción respectiva del 44 y del 30 por ciento en sus contingentes como prolegómeno a una retirada total. El subsecretario general de la ONU para operaciones de paz, El Ghassim Wane, lo describe como "una reconfiguración" de fuerzas.
Pero los rebeldes sospechan que la insistencia del Gobierno sudanés en acelerar la retirada de la UNAMID esconde el deseo de reactivar las operaciones contra los insurgentes una vez "haya desaparecido la única entidad internacional capaz de verificar la situación".
Los rebeldes no son los únicos que se han quejado. Esta semana, la ONG Human Rights Watch advertía de que los civiles corrían el riesgo de volver a sumergirse en una espiral de violencia tras esta reducción de fuerzas. "La retirada forma parte de una falsa narrativa sobre el final de la guerra en Darfur", ha avisado el director para África de HRW, Daniel Bekele.
"No hay motivo para creer que los ataques del Gobierno y de sus fuerzas de seguridad contra los civiles hayan terminado. Nunca han sido juzgados por sus crímenes, y no podemos fiarnos de sus promesas a la hora de proteger a los civiles", ha avisado.