Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La declaración final del ALBA condena las sanciones de EEUU contra Venezuela y Cuba

Cumbre del ALBAEFE

El mandatario venezolano, Nicolás Maduro, ha leído la declaración final de la XIII Cumbre del ALBA-TCP, en la cual se ha condenado las sanciones impuestas por Estados Unidos a Cuba y, más recientemente, a Venezuela.

En la declaración, el mandatario bolivariano indicó que los países miembros del ALBA condenan "enérgicamente la acción en el Congreso de Estados Unidos de sanciones contra Venezuela y expresan el más profundo respaldo con el pueblo y el gobierno de Cuba", tal y como recoge Telesur. En este sentido, Maduro abogó por el fin del bloque económico que actualmente ejerce Estados Unidos sobre Cuba.
Además, el ALBA-TCP mostró su apoyo a Argentina ante el ataque de los fondos buitre y la injerencia del juez estadounidense Thomas Griesa sobre el caso.
En el texto final de la Cumbre celebrada en La Habana y que rememora el décimo aniversario de la creación del ALBA, se ratificó "el apoyo de los esfuerzos que emprende el gobierno de Venezuela para preservar el legado de Hugo Chávez Frías".
Paralelamente, el ALBA respalda al gobierno venezolano en su lucha por resguardar la paz ante los esfuerzos desestabilizadores y la guerra económica emprendidos por partidos derechistas. En la cumbre se oficializó además el ingreso de San Cristóbal y Nieves y Granada en la organización
DECLARACIONES DE LOS DIRIGENTES
Los presidentes de Venezuela, Cuba, Nicaragua y Bolivia han comparecido en la sesión inicial de la cumbre del ALBA para transmitir su completa unidad ante Estados Unidos y las sanciones impuestas al Gobierno de Caracas. "Los planes desestabilizadores han sido anulados", ha proclamado el presidente de Venezuela, Nicolas Maduro, antes de declarar que "Venezuela culmina este 2014 de pie" y se prepara para consolidar durante 2015 la revolución bolivariana y el compromiso de ese país con la integración.
La cumbre tiene un matiz emotivo para Cuba y Venezuela por conmemorar el veinte aniversario del primer encuentro entre los entonces líderes de Cuba y Venezuela, Fidel Castro y Hugo Chávez, quienes "abrieron una nueva alternativa bolivariana con la creación del ALBA".
De igual modo se expresó el presidente cubano y hermano de Fidel, Raúl Castro, quien elogió la labor de ambos líderes como "artífices de esta época de cambios que hoy protagonizan nuestros pueblos y sus vanguardias políticas".
Además, Raúl Castro expresó, en nombre del pueblo cubano, "toda nuestra solidaridad y respaldo a Venezuela y nuestra más enérgica condena al intento de imponerle sanciones por parte de Estados Unidos".
"Habrá que avanzar pese a la resistencia y la oposición de quienes, como evidencian los últimos procesos políticos y electorales en nuestra región, conspiran y desestabilizan en alianza con poderosas fuerzas internas y externas para intentar desviar del camino o derrotar a los pueblos", ha declarado Castro.
De la misma opinión se mostraron el presidente nicaragüense, Daniel Ortega y su homólogo boliviano, Evo Morales, en sus discursos inicial. "Los yankis deben estar claros que América Latina es rebelde y siempre será rebelde", según proclamó Ortega en declaraciones recogidas por Telesur.
Morales, por su parte, defendió la valía del tratado de comercio que sobre la que se articula la alianza a nivel económico. "Yo siento el ALBA-TCP como una organización intergubernamental inspirada en Simón Bolívar y nuestros ancestros que enfrentaron al colonialismo interno y externo", afirmó Morales. "Hugo y Fidel crearon esta organización para que sigamos sus pasos y la de nuestros antepasados", ha concluido.