Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuba participa en su primera misión de la ONU para verificar el paso de las FARC a la vida civil

Cuba formará parte del equipo internacional que se encargará de verificar el paso de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a la vida civil, participando así por primera vez en una misión de Naciones Unidas.
Fuentes de la misión internacional consultadas por Europa Press han indicado que el Gobierno de Raúl Castro enviará tres policías que se sumarán a los 450 observadores internacionales que la ONU confía en alcanzar hacia febrero.
La inclusión de uniformados cubanos en la misión de Naciones Unidas ha suscitado las críticas del ex presidente colombiano Álvaro Uribe, principal representante de los detractores del acuerdo de paz entre el Gobierno y las FARC, que obligaron a renegociarlo.
"Me veo en la obligación de mencionar nuestro repudio, nuestro rechazo, a que participen soldados cubanos (...), pues ese Gobierno promovió a las guerrillas colombianas", ha dicho el líder y fundador de Centro Democrático.
Desde la Casa de Nariño, han restado importancia a la presencia de agentes cubanos. "No creo, francamente, que sea un inconveniente que un país que ha facilitado el fin del conflicto tenga una participación", ha contestado el ministro de Interior de Colombia, Juan Fernando Cristo.
Cuba favoreció los contactos clandestinos entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC y acogió durante cuatro años las negociaciones de paz en La Habana, en las que además ejerció junto a Noruega de país garante.
La isla caribeña ha sido clave hasta el último momento para sellar el fin de la guerra en Colombia. La capital cubana volvió a coger la segunda fase de las negociaciones de paz para ajustar el acuerdo alcanzado el pasado verano después de que fuera rechazado en referéndum.
El proceso de paz en Colombia ha brindado a Cuba la oportunidad de abandonar su ostracismo internacional, aunque también ha coadyuvado el inicio de un diálogo con Estados Unidos, el 17 de diciembre de 2014, para derribar el último muro de la Guerra Fría en el continente americano.
LA MISIÓN DE LA ONU
A principio de año, el Consejo de Seguridad dio luz verde, a petición de Colombia, a la creación de una nueva misión con el único mandato de verificar el alto el fuego bilateral y el desarme de las FARC, como parte de un mecanismo de observación tripartito.
La misión se puso en marcha hace meses pero no completará el contingente hasta febrero, cuando se espera que estén en territorio los 450 observadores internacionales --40 a nivel nacional, 90 a nivel regional y 320 a nivel local-- que actuarán en 40 lugares, incluidas las 23 zonas y los ocho puntos donde se concentrarán la FARC.
La mayoría de los efectivos proceden de países miembro de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), salvo los que tienen frontera con Colombia --Venezuela, Ecuador, Panamá, Brasil y Perú-- por posibles intereses particulares y Nicaragua, con quien Colombia tiene varias disputas territoriales.
Además de la novedad cubana, destaca la participación de México. La nación norteamericana podrá formar parte, por primera vez en su historia, de una misión internacional de carácter político-militar. Hasta ahora, por mandato constitucional, solo podía integrar misiones humanitarias.
Fuera de la región, también participarán Noruega, Suecia, Portugal y España. El Gobierno de Mariano Rajoy ha aportado 14 militares --incluidas cuatro mujeres-- que operarán desde el cuartel general de Bogotá y en equipos locales.
Está previsto que la misión de la ONU dure hasta junio, en consonancia con el proceso de dejación de armas de las FARC, que deberá completarse en un máximo de 180 días --a contar desde el 1 de diciembre--, según lo firmado en La Habana, si bien el plazo podría dilatarse.