Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuba conmemora el triunfo de la revolución al grito de "yo soy Fidel"

Miles de personas se han concentrado este lunes en la emblemática Plaza de la Revolución para conmemorar el triunfo del levantamiento contra el Gobierno de Fulgencio Batista con el recuerdo de su histórico líder, Fidel Castro, fallecido recientemente.
Cada cinco años los cubanos celebran la victoria sobre las tropas 'batistianas' conmemorando cada pasaje de la guerra de guerrillas y con un desfile popular al que sigue una imponente marcha militar por la plaza habanera.
El acto arranca con una réplica del 'Granma', el yate con el que Fidel Castro volvió a Cuba junto a un puñado de guerrilleros para comenzar la lucha revolucionaria, paseando por las calles de La Habana. La pieza original está custodiada en el Museo de la Revolución.
Aunque el homenaje suele hacerse el 2 de diciembre, cuando el 'Granma' tocó suelo cubano, este año se ha pospuesto un mes para respetar el luto por la muerte del ex presidente, el pasado 25 de noviembre, al que siguieron nueve días de duelo nacional.
Este 60º aniversario ha estado marcado por la pérdida del ex presidente. Así, los cubanos han marchado con una pancarta en la cabecera en la que podían leerse las frases "Yo soy Fidel", "Fidel es el pueblo", "Fidel es Cuba".
El acto ha estado presidido por su hermano y sucesor, Raúl Castro, y la cúpula del Partido Comunista Cubano, pero la encargada de pronunciar el discurso ha sido la presidenta de la Federación Estudiantil Universitaria, Jennifer Bello, según informa la prensa oficial.
"Cuba no abandonará uno solo de sus principios, ni su independencia ni su soberanía", ha proclamado Bello. La nación caribeña vive un momento de cambios por el diálogo iniciado hace dos años con Estados Unidos y la tímida apertura económica emprendida en 2011, que tras la muerte de Fidel Castro podrían avanzar rápidamente.