Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuba asegura ante la ONU que el capitalismo no será nunca "histórica ni ambientalmente sostenible"

El ministro de Asuntos Exteriores de Cuba, Bruno Eduardo Rodríguez Parrilla, ha lamentado la falta de voluntad política de los Estados a la hora de mantener las condiciones de vida del planeta y, en su intervención durante la 71ª Asamblea General de Naciones Unidas, ha advertido de que el capitalismo no es sostenible ni "histórica ni ambientalmente".
En un discurso, centrado en una crítica al neoliberalismo, el representante cubano ha señalado que en los países industrializados se están reproduciendo los patrones "irracionales" de producción y consumo del capitalismo que llevan "a la destrucción de las condiciones de vida del planeta".
En este sentido, ha criticado que incluso pudiendo no se actúe para acabar, por ejemplo, con la pobreza explicando que los millones de dólares que se destinan a arsenales nucleares y convencionales, sumados al gasto militar anual, "desmienten a los que afirman que no existen recursos para eliminar la pobreza y el subdesarrollo".
Rodríguez Parrilla ha advertido de que se están extinguiendo las sociedades de bienestar, al tiempo que crece la pobreza y se aplican "brutales programas de ajuste neoliberal contra los trabajadores, los jóvenes y los emigrantes", desarrollándose "peligrosamente oscuras fuerzas neofascistas".
El canciller cubano ha continuado señalando al capitalismo como culpable de la crisis migratoria que vive Europa, provocada "por el subdesarrollo y las intervenciones de la OTAN", y ha indicado que esta situación saca a la luz la "crueldad, naturaleza opresiva, ineficacia e insostenibilidad" del orden internacional vigente, olvidándose los países de ofrecer respuestas basadas en los Derechos Humanos y la dignidad de las personas.
En un año que concluyó con la histórica firma de los Acuerdos de París, en los que casi 200 países se comprometieron a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero, el incremento de la temperatura global ha sido uno de los protagonistas, y así lo ha subrayado Rodríguez Parrilla, que ha recordado que 2015 fue "el peor año en cuanto a cambio climático".
En este sentido, ha reiterado la solidaridad de Cuba con los pequeños países insulares, los que quedan en situación de mayor vulnerabilidad ante el calentamiento global y para los que ha pedido un trato "justo, especial y diferenciado".
Así, ha concluido indicando que si bien se espera que los países industrializados "avancen en el cumplimiento de sus obligaciones" --con respecto a los Acuerdos de París-- sólo los "datos tangibles" en materia de financiación y transferencia de tecnologías a países en desarrollo "podrán fundamentar las esperanzas de supervivencia de la especie humana".
"El capitalismo, sin embargo, nunca será histórica ni ambientalmente sostenible", ha finalizado el cubano.