Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuba libera al empresario Alan Gross y EEUU excarcela a tres reos cubanos

Cuba deja en libertad al empresario estadounidense Alan GrossReuters

Las autoridades de Cuba y EEUU han llegado a un acuerdo sobre los presos que tienen en sus cárceles. El gobierno de La Habana ha dejado  en libertad al contratista estadounidense Alan Gross, que ya está en suelo patrio, tras pasar cinco años en una cárcel cubana, condenado por subversión. Obama, a cambio accedió a la excarcelación de tres espías cubanos que permanecían en prisiones de EEUU desde 1998. Ambos mandatarios han convocado a ruedas de prensas para informar a los ciudadanos de los cambios en las relaciones entre ambos países.

Alan Gross, de 65 años, es un antiguo subcontratista de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) que fue condenado por las autoridades de la isla por introducir equipos de alta tecnología con la intención de establecer de manera ilegal el servicio de Internet.
A principios de diciembre, en el quinto aniversario de la detención de Gross, la Casa Blanca advirtió de que este caso suponía un "impedimento" para que las relaciones entre Washington y La Habana fueran "más constructivas".
El presidente norteamericano, Barack Obama ha convocado a la prensa para anunciar cambios en la política hacia la isla, según varios medios.
Canje por un grupo de espías cubanos
El régimen de Raúl Castro ha señalado en varias ocasiones que esta liberación solo podía llegar tras un acuerdo con Estados Unidos que incluyese la liberación de varios espías cubanos encarcelados en suelo estadounidense.
Estos espías, conocidos por el sobrenombre de 'los cinco' --de los que sólo tres seguían detenidos--, fueron arrestados en 1998 y condenados en 2001 por espionaje.
Están considerados héroes en Cuba, porque se les atribuye la infiltración en redes terroristas cubano-estadounidenses para evitar atentados en la isla.